domingo, 12 de diciembre de 2010

Llorando a moco tendido: The Big C, la season finale de la primera temporada

[Con spoilers de toda la primera temporada]


Hay muchos adjetivos que podrían describir a The Big C: enorme, brillante, emotiva, sincera, genial. Y curiosamente ninguno de los que se me ocurren empieza por C. Esa C de cáncer y de Cathy que nos ha mantenido durante 13 capítulos entre la risa y las lágrimas. Esa C que ha hecho a nuestra Cathy muchísimo más fuerte de lo que ella nunca creyó ser.

The Big C nos ha regalado muchas cosas esta primera temporada. Ya hablé de ella cuando empecé a verla, hace una semana, que llevaba escasos 5 capítulos y todavía no me imaginaba que lo mejor estaba por llegar. Paul ya no me cae tan rematadamente mal, desde que Cathy le dijo que tiene cáncer ha pasado de ser un gilipollas integral a ser sólo un poco imbécil a ratos, pero se puede aguantar. Sean, con la noticia de que va a ser padre de un bebé con Rebeca, se nos ha vuelto un poco menos radical. ¿Será capaz de aguantar el embarazo, el parto y toda una vida de responsabilidades con un bebé y una vida burguesa para él? Adam se ha estrellado contra el suelo (después de estrellarse contra aquel árbol, claro) en esa emotiva escena del garaje en la que yo acabé llorando a moco tendido. Si ya llevaba lloriqueando todo el capítulo, esa escena fue el detonante, no pude parar. Marlene... ah, un gran personaje con un final muy triste, su suicidio y su entierron también me han sacado lagrimillas. Lástima que ya no la vayamos a ver más, porque es un personaje que daba mucho juego y que me hubiera gustado seguir viendo. Quizá mi personaje favorito después de Cathy. Andrea también ha tenido alguna trama (ese encaprichamiento con Lenny cuando Cathy se acostaba con él), y en general también me parece un buen personaje que contribuye a hacer grande la serie. Tod, el oncólogo, me ha dejado flipando después de aquel episodio con Bee-man cuando besa a Cathy. Ay, que el niño se nos enamoró de nuestra Cathy.

Y Cathy, esa gran mujer. Tan fuerte y a ratos tan débil, pero siempre haciéndose la fuerte para que nadie lo note. La que nos hace reír en un momento y al minuto siguiente nos hace llorar. Un gran personaje protagonista que hace de esta una grandísima serie. Espero con muchas ganas su segunda temporada el año que viene, donde nos cuenten qué tal le ha funcionado este tratamiento tan peligroso con el que nos han dejado en vilo en esta season finale. The Big C se ha hecho un hueco enseguida entre mis series favoritas, así que la dejo recomendadísima. Merece la pena darle una oportunidad.

5 comentarios:

  1. Buenisima, lejos el mejor estreno del año. Laura Linney merece desde ya una lluvia de premios, y la serie igual.

    ResponderEliminar
  2. Todos los secundarios poco a poco van tomando forma, y nosotros a cogerles cariño, una gran temporada.

    ResponderEliminar
  3. Han estado geniales todos los personajes, incluso a Paul se la ha querido un poquillo.

    Lo que más me intriga es saber cómo van a abordar la segunda temporada.

    ResponderEliminar
  4. Buen resumen. Grandísima 1ª temporada. Esperemos ir descubriendo más a los secundarios (se echará de menos a Marlene..)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. @Omar: Totalmente de acuerdo, quiero a Laura Linney ganando premios a la de ya ^^

    @Satrian: Sip, esta es una serie en la que los secundarios tienen mucho que decir y a mí me encanta, tiene un gran reparto.

    @Martinyfelix: Yo a Paul he dejado de odiarle tantísimo, pero tanto como quererle... bueno, sí, al final se le coge cierto cariño también :p. Sobre cómo abordarán la siguiente temporada, es una de las dudas que me corroen, así que habrá que esperar (que mal llevo las esperas!)

    @Yorch: Jo, a mí me encantaba Marlene y me parece una gran pérdida, creo que podría haber dado mucho de sí si hubiera seguido en la serie :(

    ResponderEliminar