domingo, 17 de octubre de 2010

La evolución de Bones

Ah, Bones. Otra de mis series mimadas. La última vez que hablé de ella por aquí fue al principio de la segunda temporada (en la entrada "Mi Bonesmanía"), y ahora que ya voy por algo más de la mitad de la cuarta temporada creo que es el momento de reflexionar un poquito sobre su evolución hasta el momento.

Spoilers hasta el 4x14

Si algo me parece destacable de Bones hasta ahora, es la evolución que van tomando la serie y sus personajes. Aunque hay algunos que apenas han evolucionado, Cam por ejemplo, pero podríamos disculparla porque hace relativamente poco que llegó y todavía tiene margen para hacerlo, el resto sí lo han hecho. Tengo que hablar primero de Zack, ese descubrimiento que hicieron al final de la tercera temporada de que era el ayudante de Gormogón me dejó con esa cara de WTF que hacía mucho tiempo que Bones no me provocaba. Aunque no es que Zack haya evolucionado mucho, su aparición en esta cuarta temporada cuando se fuga del manicomio me pareció genial, y algo de cambio sí que le hemos visto al ayudante de Brennan.

Ángela y Hodgins me han traído de cabeza, me encantaba su relación hasta que apareció el ex marido de Ángela y lo fastidió todo... Después de los primeros capítulos post-ruptura en los que se les notaba tensos su relación ha evolucionado a la amistad, y yo espero que tarde o temporano vuelvan a estar juntos (sí, de ilusión también se vive). Y Brennan y Booth... ays. Se acercan sin prisa pero sin pausa, la tensión entre ellos es totalmente visible en ocasiones como en este 4x14, en el que el sepulturero secuestra a Booth y a Brennan le vemos ese brillo en los ojos cuando da a entender que haría lo que fuera por salvarle.

La aparición de Jared, el hermano de Booth, los recuerdos de su pasado... poco a poco vamos encajando las piezas del misterioso pasado de nuestro agente del FBI favorito. Una de las cosas que me encantan de esta serie es que parece haber encontrado la medida justa para crear personajes equilibrados y con una evolución muy natural a medida que avanza la serie.

Y una mención especial a la resolución del caso del sepulturero, que resultó ser una agente del FBI y que nos dio un capítulo que me mantuvo pegada a la pantalla cada uno de sus 41 minutos. Uno de esos capítulos que se pasan volando y te dejan con la sensación de estar viendo la serie correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada