lunes, 11 de abril de 2011

Tras las puertas de Marchlands


La semana pasada terminé de ver una miniserie inglesa de 5 capítulos llamada Marchlands que me enamoró completamente. Del mismo canal que nos regaló Downton Abbey, ITV, llega esta historia sobre tres familias que viven en la misma casa durante el año 67, los 80 y el 2011.Todos están ligados por algo que pasó en 1967: la muerte de una niña de 8 años llamada Ruth Bowen. La familia de esa época se compone de sus padres, Paul y Ruth Bowen, y de los padres de Paul, Evelyn y Robert. En los 80 la familia que vive en Marchlands son los Maynard, Eddie y Helen, con su hijo Scot y su hija Amy, que dice que ve a Alice y que es su amiga. Por último, en el 2011 acaban de mudarse a la casa Nisha y Mark Ashburn, que están esperando un bebé.

Una de las cosas que más me ha gustado de Marchlands son sus saltos temporales. Desde el primer capítulo vamos saltando de una década a otra con distintos personajes y a pesar de que al principio me pareció un poco lioso enseguida me acostumbré. Estos saltos en el tiempo hacen que la narración sea más ágil, lo que es un punto a favor. Me han gustado muchísimo todos y cada uno de sus 5 capítulos de 1h de duración, y no tengo ninguna duda de que la revisionaré más adelante.

Las tres familias me gustan, sobre todo esa Ruth Bowen rota de dolor tras perder a su única hija por un tonto accidente que provocó que la niña se ahogara en el río. Su suegra Evelyn es un personaje con mucho peso en la familia, mal que nos pese a los espectadores (yo por lo menos no la tragaba). En los 80 el escepticismo y el realismo de Helen contrastan con el pobre Eddie, que cree todo lo que dice su hija y sólo quiere ayudarla. Quizá los Ashburn sean una familia un poco más aburrida aunque su presencia es muy necesaria para el desarrollo de la serie como veremos según vayan pasando los capítulos.

Por cierto, decir que estoy totalmente satisfecha con el final, que me pareció la forma redonda de acabar la serie. Y claro, con sus sorpresas incluidas.

Yo os recomiendo Marchlands totalmente. Son sólo 5capítulos, aunque eso sí, duran 1h cada uno. A mí me ha mantenido totalmente pegada a la pantalla todo el rato, lo que confirma mi impresión de que la ficción británica es capaz de regalarnos auténticas delicatessen que es una delicia contemplar en esta pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada