domingo, 15 de agosto de 2010

Lo que estoy viendo actualmente

Lo primero de todo: he vuelto. Bueno, en realidad volví ayer, pero he necesitado unas 15 horas de sueño para volver a ser persona. Unas vacaciones fantásticas excepto por algún que otro detalle... como que mi disco duro y la tele del apartamento no hicieron buenas migas. Consecuencia: no he podido ver absolutamente nada de lo que llevaba. Menudo mono de series traigo, oiga, he tenido que meterme en vena tres capítulos de Bones y uno de Mad Men para empezar a superarlo.

El caso (y a lo que va esta entrada) es que me he dado cuenta del pequeño caos que tengo entre las series que estoy viendo y esa eterna lista de mis series por ver (que crece y crece y crece a velocidad de vértigo). Tengo demasiadas series empezadas y si empiezo más todavía no voy a conseguir acabar ninguna. Así que nada de series nuevas hasta limpiar un poquito la lista de series que estoy viendo. Hoy por hoy, la cosa está como sigue:

Bones: ya ha quedado clara mi pasión con esta serie y los maratones forenses que me pego, así que no extenderé mucho más mis alabanzas sobre Brennan y Booth, y su equipo, claro. Voy cerquita del final de la segunda temporada, y cada vez más enganchada.
Angel Beats!: ya van dos veces las que he empezado esta serie y las dos veces me he quedado atascada en el tercer capítulo, que quizá tenga el principio más flojo que los anteriores y por eso no acabe de convencerme, no sé. El caso es que tengo que superar este capítulo de una vez porque tengo la sensación de que este escuadrón tan peculiar va a darme más de una sorpresa y de una carcajada, como ya ha pasado con sus dos capítulos anteriores.
Glee: y hablando de series que me cuestan... Glee llega a aburrirme soberanamente con sus tramas de amoríos de instituto americano y sus personajes tópicos, pero se lo acabo perdonando todo por esos números musicales que son mi debilidad. De momento tengo paciencia, aunque sólo sea por llegar a ver ese enfrentamiento final, así que retomaré mi pequeño placer culpable.
Anatomía de Grey: ya expliqué en entradas anteriores mi retorno al Seattle Grace y mi relación amor-odio con este dramón que me hace sacar los kleenex capítulo sí y capítulo también. Como apenas me acordaba de por dónde lo había dejado cuando la abandoné he vuelto a empezar a revisionarla, disfrutándola desde el principio y viendo cada vez mucho más claros sus defectos y sus cosas buenas. Despacito, es una de las series que menos prisa me corre tachar de la lista y eso hace que se vaya a quedar aquí mucho, mucho tiempo con este ritmo de visionado tan peculiar que llevo con ella.
Bleach: no tengo ni idea de por qué capítulo va esta serie hoy por hoy (aunque casi mejor prefiero no saberlo porque sólo de pensar todo lo que me va a costar ponerme al día me da algo), yo la empecé y la dejé a los 7 capítulos cuando decidí cortarme el grifo de las series para preparar los finales del curso pasado. El caso es que me gustó lo que ví, me pareció entretenido aunque creo que me saltaré el relleno antes de acabar aborreciendo la historia. Si algo me saca de mis casillas en estos animes tan largos son los rellenos largos, aburridos y que no aportan absolutamente nada de nada... En fin, ya que me pongo con esos animes kilométricos empezados y nunca acabados tengo que cederle el siguiente puesto a...
Naruto Shippuden: creo que el maratón intenso y agotador que me dí de los primeros 220 capítulos de Naruto excedió mis posibilidades, y ahora me pasa como con Bleach: me da tanta pereza pensar en los capítulos que me quedan... Aun así, Naruto es el anime al que más cariño le tengo porque fue el primero que ví y el primero que me enganchó, y durante unos meses (hasta llegar al punto donde empezaba el Shippuden) lo único que veía era a ese niño rubio vestido de naranja. Es una de las pocas series a las que le perdono casi todo por esas razones sentimentales, y sí, tiene preferencia antes que Bleach, así que sigo sacando fuerzas para ponerme con ella otra vez.
Durarara!!: el caso es que dejé esta serie allá como por el episodio 8, me gustaba, me parecía entretenida, pero por esta manía mía de querer ver más series de las que es humanamente posible abarcar la fui dejando de lado. Creo que esta adaptación de la historia del motorista fantasma se merece otra oportunidad en condiciones, porque es un anime muy diferente a los que estamos acostumbrados a ver.
Mujeres Desesperadas: las mujeres de Wisteria Lane tienen el honor de ser la primera serie que me enganchó hasta tal punto de empezar a verla por internet. Hará dos o tres años que la empecé (al igual que con Anatomía de Grey, tampoco recuerdo por dónde la dejé exactamente así que la volveré a revisionar desde el principio y asunto arreglado) y aunque con algunos bajoncillos en la serie me mantenía enganchadísima. Tengo debilidad por esta serie tan llena de secretos, mentiras y tarta de manzana. Ah, y por Susan y su hija. La verdad es que tengo ganas de retomarla, es otra de las series que me pesa haber dejado en su momento.
Fairy Tail: hasta estos últimos exámenes llevaba al día este anime que me enganchó desde que la empecé. Ni uno sólo de sus capítulos me ha defraudado. A falta de 11 capítulos (más o menos) para ponerme al día de nuevo es una de las que más rápido va a caer. Como curiosidad, esta serie tiene la culpa de que mi gato se llame Happy (sí, sí, por ese gato azul y cabezón con alas y que se pasa la vida diciendo "ayee!" ^^).
Fullmetal Alchemist Brotherhood: creo que de esta llegué a ver 3 capítulos si no recuerdo mal. El caso es que tuve unos pequeños problemillas técnicos y después decidí esperarme a que acabara la serie para poder verla entera del tirón. Me han contado cosas bastante buenas de este anime (los primeros capítulos de la versión antigua no llegaron a engancharme para nada, estos de la nueva de momento me han gustado bastante), así que tengo que encontrarle un hueco, que es de las series que más ha sufrido mis listas masificadas.
Misfits: ví el primer capítulo de los 6 que tiene la primera temporada de esta serie británica, de la que leí en algún sitio que iban a sacar una segunda temporada (creo). De momento es la serie con la que he soltado más WTF hasta el momento, pero pese a lo jodidamente rara que es, engancha.
Katanagatari: un anime a base de ovas que salen mensualmente, 12 en concreto. Una historia de guerreros del Japón antiguo, unas katanas que recuperar y tal. La historia, aunque en principio no es muy original, está muy bien contada y el dibujo es muy peculiar, lo que la hace diferente. Ví la primera ova y después las demás fueron cayendo en el olvido por culpa de otras series, como el resto de las que están aquí, y claro, eso hay que cambiarlo. Katanagatari se lo merece.
The Sopranos: es la última serie que he empezado a ver, solamente he visto el piloto, y me ha dejado con ese gran sabor de boca que sólo las grandes series saben hacer. Preveo muy buenos ratos con esta serie, que cuenta con un reparto extraordinario y espero que le saque partido.
Mad Men: otra serie que sigo despacito, para disfrutarla mejor. Apenas llevo dos capítulos y cada uno de ellos me ha dejado una sensación extraña. Es una lección de historia, un viaje en el tiempo a esos Estados Unidos de los 60 que me está fascinando por completo. Pocas series he disfrutado tanto desde el principio como lo estoy haciendo con Mad Men, y con la certeza de que esto sólo es el principio de esta agencia de publicidad llena de whisky y tabaco.
Rurouni Kenshin: en realidad no puedo decir que haya visto más que unos minutos del primer capítulo, pero lo que he visto me ha gustado, y eso y las buenas críticas (sobre todo de Jotha y de David Martín, cuando habló de ella en "De serie en serie") son suficiente para poder decir que me la quedo. Desde luego tiene potencial para ser una buena historia.

Y esto es lo que pasa actualmente por "En mi pantalla", y lo que va a seguir acomodado en esta pantalla hasta que vaya tachando series de la lista. Iremos informando.

3 comentarios:

  1. Pero que envidia ver a las desesperadas desde el inicio XD, yo la he revisionado unas 3 veces porque me encanta.
    Mad Men s eme fue en nada, los capítulos se me fueron como agua, la disfrute mucho mucho ^^
    Sobre Glee a mí también me cansa un poco la historia, el profesor es de lo más soso, pero esos números musicales definitivamente son una debilidad y la serie merece ser vista por Rachel, Kurt y Mercedes, y en algunas ocaciones por Sue Sylvester.

    ResponderEliminar
  2. Angel Beats no es mala serie pero no me extraña que se te atranque, a mi también me pasó pero no es mala serie.

    Durarara es una de las series mas curiosas que he visto hasta la fecha y no se basa tanto en el jinete sin cabeza es mas en el trio que forman los 3 estudiantes protagonistas pero en general esta bastante bien y merece mucho la pena verla.

    FMA 2 se dijo que era una adaptación mas fiel al manga de lo que fue la primera serie (que por cierto tengo bajada pero no visionada) pero después de ver esta nueva adaptación puedo decir que esta bastante bien y engancha lo suyo. Sabe como mantener la intriga y el suspense a la par de que no se centra en un solo tema si no que a lo largo de la serie se abren mas temas xDD.

    Katanagatari empece a verla por lo curioso de su dibujo y al final me engancho por la trama y los toques cómico de la serie (los malos son mazo de raros xDD y sus nombres me hacen reír mucho). La evolución que sufre el personaje que pasa de ser tratado como un arma a un humano es lo mas llamativo hasta la fecha pero tiene pinta de que habrá mas secretos por descubrir

    y buen poco mas que añadir ^^

    ResponderEliminar
  3. Vi ANGEL BEATS! en 10 días, creo que si esperas risas en los capítulos venideros, las tendrás, pero a partir del episodio 10 vas a echar unas cuantas lágrimas. No sé si has visto la idea final de LOST, ambas series tienen mucho en común, por lo menos en mi parecer.

    ResponderEliminar