sábado, 22 de mayo de 2010

Cougar Town: historia de una decepción

Me enteré casualmente de la existencia de Cougar Town uno de esos días que iba en bus camino a la universidad (forma de la que también me enteré de la existencia de Nurse Jackie, serie bastante mejor afortunadamente que esta que nos ocupa). Imposible no ver esos carteles de un color rosa chillón con la silueta de Courtney Cox. "Anda mira, serie nueva de Courtney Cox, igual merece la pena, investiguemos". Qué ilusa. A pesar de que se acababa de estrenar doblada al español, fiel a mi costumbre conseguí en V.O.S.E. los primeros capítulos y empecé a verlos. Un piloto un tanto lineal y previsible, en el que el personaje de Courtney Cox (Jules Cobb) es una mujer de 40 años recién divorciada y con un hijo adolescente que quiere volver a recuperar su juventud. Tal y como dice el eslogan de la serie: "Los 40 son los nuevos 20". No señores. Para nada. Simplemente porque es patético ver a cada capítulo como una mujer de 40 años intenta ser la joven que nunca fue imitando el comportamiento que tienen todas las chicas adolescentes: se pone el mismo tipo de ropa que ellas, sale por las mismas discotecas, intenta ligarse a chicos que son al menos 20 años más jóvenes que ella y trata de seguirles el ritmo en todo.

Todo eso provoca habladurías del vecindario, ya se sabe, que si su vecino en la misma situación y que actúa exactamente igual que ella es un héroe y ella una cualquiera, que si su mejor amiga de toda la vida trata de que siente la cabeza, que si su nueva amiga más joven la anima a seguir así, su ex-marido que está como una cabra, su hijo y sus problemas... En fin, una historia lineal, aburrida y previsible, con personajes planos que llegan a aburrir hasta la saciedad. Después de aguantar 7 capítulos a ratos perdidos me doy por vencida. Esta serie no da de sí, y no quiero seguir perdiendo ni un minuto más de mi vida seriéfila en verla.

Sinceramente me parece raro que ABC la haya renovado una segunda temporada pero por lo visto es una serie que funciona en audiencia. No me preguntéis por qué, yo tampoco lo entiendo.

En fin, para nada recomendable, hay mil formas mejores de aburrirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada