martes, 27 de julio de 2010

Mi regreso al Seattle Grace

Sí, es un hecho. He vuelto a caer de nuevo en el Seattle Grace, y ya he perdido la cuenta de las veces que he recaído con Anatomía de Grey. En su momento la empecé porque me quedaba enganchada a los capítulos que echaban en Cuatro y quería conocer la serie desde el principio. Fue uno de mis mejores maratones, cuatro temporadas en un mes. Luego la dejé de lado, por exámenes primero y por pereza después (me pasó exactamente lo mismo con Mujeres Desesperadas, que es otra de las que tengo que retomar). Y hace unos días volví a sentir esa necesidad de engancharme de nuevo.

Soy consciente de lo ñoña que es la serie. Del pedazo de drama en que se va convirtiendo, cada capítulo más todavía. De que no es una de esas series con gran calidad, es más bien un producto para entretenerse... y en mi caso para llorar. Soy una sensiblera del copón, lloro muchísimo y con series como Anatomía de Grey más todavía. Es todo un culebrón seguir las vidas de los internos del Seattle Grace, sus amores y desamores entre ellos, las reflexiones de Meredith...

Esta vez quiero volver a empaparme de todo este drama. Por eso he vuelto a empezar desde el piloto. Estoy notando mucho más los fallos y las limitaciones de la serie que cuando la ví por primera vez, pero también la estoy disfrutando más. Desventajas y ventajas de los revisionados, y tal. El caso es que tengo que reconocerlo: pese a todo, Anatomía de Grey sigue siendo una de mis series preferidas.

2 comentarios:

  1. Pues yo este año la he abandonado a mitad de temporada, cad vez me aportaba menos, y eso que fue muy grande para mi.
    Si las criticas son buenas la retomaré la temporada que viene, aunque me da que no sera así...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. @Un telespectador más Yo llegué nada más que a la season finale de la 4ª y sí que es verdad que todo el mundo comenta los altibajos enormes a partir de ahí... Ya iré comentando cuando llegue, sólo espero que a pesar de todo siga mantiendo esa esencia que la hace ser como es.

    ResponderEliminar