miércoles, 2 de junio de 2010

Una de reconciliaciones: Bones

Nunca he sido una gran amante de seguir las series conocidas como procedimentales. Si bien es verdad que en su momento me tragué como una campeona y disfrutándolas en mi adolescencia tanto Hospital Central como El Comisario, y ahora veo de vez en cuando capítulos de CSI y demás nunca he tenido la necesidad imperiosa de seguir cada capítulo de la serie. Sobre todo porque sabía que no iba a encontrarme muchas sorpresas. Y así pensé que sería con Bones. Un momento de convalecencia y recuperación de un esguince fue el momento en el que ví el piloto de Bones, vencida por el aburrimiento y sin ganas de tener que seguir atentamente una trama compleja. Y, pese a mi sorpresa inicial, me gustó más de lo que esperaba, y me ví algunos de los siguientes capítulos. Ahora he vuelto a retomarla en los descansos de esas jornadas de estudio para los exámenes y está dejándome un muy agradable sabor de boca. Bones es diferente. Si en El Mentalista lo que me atrae sin duda es la personalidad de Patrick Jane, que es el alma de la serie, aquí lo que me engancha es esa química entre Brennan y Booth. Apenas estoy al principio de la segunda temporada, pero después de leer por encima algunas opiniones acerca del final de la quinta (emitido hace muy poco) no me hace falta mucho más para saber que esta serie se convertirá en una de mis fijas, uno de mis pequeños "placeres culpables". Además, ver a David Boreanaz (Booth) después de Buffy y de Angel es, sin duda, otro aliciente.

Puedo decir que este es sólo el principio de mi (espero que larga) reconciliación con Bones. Y por mucho tiempo.

Algunos datos técnicos más: USA, de la cadena FOX, y cuenta con 5 temporadas, de las cuales el último capítulo (05x22) se emitió en USA el 20 de mayo de este año. Aunque yo la estoy viendo doblada, por ese tema de acostumbrarme a las voces que oigo (o más bien oía) en mis noches de zapping delante de la TV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario