jueves, 15 de enero de 2015

Pilotos de midseason: primera tanda

De nuevo es temporada de estreno de pilotos y ni loca me había planteado verlos todos (menos mal). Hice una primera selección con los que me llamaron la atención e incluso alguno de esos se ha caído por el camino antes de llegar a darle al play. Estos son los que he visto hasta hoy. Balance favorable, me quedo 3 de 5, que creo que no está nada mal. A ver cómo van evolucionando las que me quedo y si sigo con ellas o acabo abandonándolas, veremos según vayan pasando los capítulos. De momento esta es mi impresión de estos 5 pilotos:

Galavant es una comedia musical ambientada en la Edad Media que ya se coló en mi lista sólo con saber que Alan Menken estaba detrás de sus canciones. Los capítulos son sólo de 22 minutos y el piloto empieza, como no podía ser de otra manera, con una canción de 2 minutos que a mí ya me tenía conquistada cuando terminó. Tiene un montón de clichés de cuentos de hadas y aunque no siempre los chistes funcionen como los guionistas esperan en general ha sido un buen piloto para una serie de comedia. Tenía mis reticencias con la parte musical, que a la vez era la que me empujaba a verla y es la que la hace diferente, y no me ha decepcionado en absoluto. Serán sólo 8 episodios, dos cada lunes, pero creo que me va a dar unas cuantas carcajadas y buenos momentos.


Me da un poco de pena decir esto, pero Empire es un sí pero no. Un culebrón de negros que tienen una compañía discografía y son mazo chungos. Los tres hijos del gran magnate y ex cantante quieren liderar la compañía y la verdad es que no me apetece mucho ver cómo se despedazan entre ellos cuando la única que me gusta es Cookie, la madre de los tres aspirantes a jefes y ex mujer del famoso jefe. Ah, y ex presidiaria también. Es un gran personaje pero el resto de las tramas me dan bastante igual y el piloto en general no me ha dado ni frío ni calor, así que esta de momento se queda fuera de mi parrilla semanal, que tengo mucho que ver y poco tiempo para hacerlo.



Hindsight trata sobre Becca, una chica a punto de casarse por segunda vez que se pregunta si las decisiones que tomó en el pasado (su primer matrimonio, el no hablarse con su mejor amiga...) fueron las mejores. El día de antes de la boda se queda atrapada en un ascensor y cuando despierta lo hace en 1995, la mañana de su boda con Sean, su guapo y temperamental primer marido. Es su oportunidad para cambiar las cosas pero ¿tomará las mismas decisiones sabiendo lo que sabe sobre el futuro? ¿Se equivocará cambiando las cosas? Me parece un buen punto de partida y el piloto me ha gustado, así que en un principio seguiré con ella. Tengo curiosidad y quiero ver qué hace Becca con su pasado, y si lo hace de la misma forma divertida que en el piloto.



Togetherness me ha parecido una comedia del montón. Apenas me ha hecho gracia el piloto, salvo alguna escena ya casi al final (el momento chimpancé y el momento papel higiénico sí han sido buenos, pero el resto no tenían nada destacable), y los protagonistas tampoco me han enganchado lo suficiente como para querer quedármela. Estos treintañeros y sus vaivenes emocionales no me llaman lo suficiente así que de momento se quedan fuera. Si veo que mejora mucho ya me plantearé darle otra oportunidad.






Y para finalizar la ronda de pilotos he visto el de Eye Candy, un procedimental de la MTV sobre una hacker ciberacosada por un asesino en serie, con secuestros y asesinatos incluidos. Y oye, me ha gustado y todo. El piloto se me ha pasado volando y ha conseguido dejarme intrigada y con ganas de ver el segundo capítulo. Me vale con que siga siendo igual de entretenida y sigan pasando un montón de cosas. La verdad es que hacía tiempo que una serie de esta cadena no me llamaba tanto y me alegro, porque tiene ingredientes de los que me gustan y puede que acabe siendo un buen estreno. El tiempo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario