miércoles, 7 de enero de 2015

Especial fin de año: 12 meses, 12 series 2014

Lo primero de todo: ¡feliz 2015 lleno de series! Después de 3 meses desaparecida en combate sin tiempo ni ganas para ver apenas series vuelvo a la carga por enésima vez para intentar sacar al menos un post semanal. Y empiezo con este especial de fin de fin de año que por primera vez no publico en diciembre sino en enero, pero en el que como siempre traigo las 12 series que han marcado mi 2014. Allá vamos, sin ningún orden en particular, eso sí:


1. Sleepy Hollow. Aunque no lleve al día su segunda temporada (de momento) la primera me encantó (review aquí). Me dí un maratón considerable y la recta final me dejó mordiéndome las uñas y con muchas, muchísimas ganas de más. Ichabod y Abbie se merecen estar en esta lista por derecho propio porque han hecho que tenga muchas ganas de seguir descubriendo los misterios de Sleepy Hollow y me dieron muy buenos ratos que espero que se repitan cuando haga maratón de la segunda temporada.






2. CSI y CSI Miami. Tanto Grissom como Horatio y sus respectivos equipos se han convertido en acompañantes perfectos para acompañar las horas de comidas y cenas y para que estas se hagan menos aburridas. Aunque al principio no le cogía mucho el punto a los de Miami últimamente con su segunda temporada me van gustando más, ¿será porque allí siempre parece verano y aquí hace un frío tremendo? En cualquier caso, Las Vegas y Miami han sido destinos recurrentes durante el año 2014 así que aquí están.

3. Cold Case. El otro gran procedimental que me ha acompañado durante el año pasado. Me he dado un maratón de Lily Rush y sus compañeros y les he visto resolver asesinatos con casi un siglo de antigüedad. Me he dado un gran maratón (ya voy por su 5ª temporada) y si he bajado el ritmo es porque no quiero que se me acabe tan pronto. En este post hablé sobre lo mucho que me gustó su primera temporada.





4. Dancing With the Stars. Tenía que estar en esta lista porque este ha sido el año en el que he descubierto este reality de baile y en el que me he enamorado de él a través de su temporada 18, que disfruté como una enana. Tanto que quiero ver todas las temporadas que pueda, incluida la 19 (última que se ha emitido) y que se me acumuló a lo tonto por falta de tiempo. Me da igual que ya sepa quién fue la pareja ganadora de la última edición, o de la 17 que también veré pronto, porque viendo algunas de las coreos y del buen rollo que desprende el programa eso no cuenta.




5. Stalker. Esta serie ha sido un descubrimiento muy reciente, tanto que todavía no se ha terminado de emitir su primera temporada, pero junto con The Mysteries of Laura ha sido la que esperaba cada semana con más ganas. No se me ha acumulado ningún capítulo y los he disfrutado todos, los casos, los personajes... Además que desde el principio me gustó mucho ese mal rollo que tienen la mayoría de los acosadores y ese momento del principio de los capítulos que me recuerdan a las películas de Scream. Y esos detectives protagonistas, con sus secretos y sus lastres del pasado... Definitivamente se ha ganado a pulso su lugar en mi lista de series destacadas del año.


6. Brooklyn Nine-Nine. Para mí, la comedia revelación de la temporada pasada. He aprendido a amar cada uno de sus personajes, me he reído a carcajadas con algunos de los grandes momentos, he sentido ternura en otros, y hubiera querido tener un capítulo semanal de la serie durante todo el año. Porque me ha dado lo que ninguna otra comedia, incluida mi querida Modern Family, y ha sido capaz de no perder la forma en ningún momento. Cómo voy a disfrutar de su segunda temporada en modo maratón.




7. Castle. El final de su sexta temporada me dejó con cara de gilipollas, hablando mal y pronto (¿toda la temporada esperando para ESO?) y el principio de la séptima me decepcionó durante un par de capítulos, pero mi escritor de misterio favorito y la maravillosa Beckett consiguieron recuperarme de nuevo, y menos mal porque quitando eso ambas temporadas han tenido momentos geniales que he disfrutado muchísimo. Sólo espero que me sigan dando más de lo mismo (y que resuelvan lo que se quedó del final de la sexta temporada, que no me gusta esa trama, pero bueno).



8. Hermano Mayor. Para mí los viernes son mucho más entretenidos cuando está este programa. No me pierdo ninguno y si me pilla en casa de Jotha la diversión es doble porque comentamos el programa juntos. Pero si por casualidad me pilla fuera de casa siempre lo veo por la web, y es que me parece un gran entretenimiento. Y una gran muestra de cómo no van a ser mis hijos. Me entretiene tanto que soy capaz de quedarme viendo los capítulos repetidos que ponen después de los capítulos nuevos así que ¿cómo iba a dejarla fuera? 

9. Mentes Criminales. A pesar  la incorporación de Jennifer Love-Hewitt al equipo, que yo esperaba que no aportase nada bueno y con la que parece que me equivoqué, mis chicos siguen en plena forma y dando caza a los criminales más retorcidos que pueda imaginar.Ya escribí sobre ella recientemente aquí para hablar de su capítulo número 200, y aquí para nombrarla dentro del post sobre mis procedimentales preferidos, en el que se llevaría el primero puesto. Casi nada, ¿eh?


10. Orange is the New Black. Me incorporé tarde al fenómeno OITNB porque hasta este verano no ví su primera temporada y la segunda todavía la tengo pendiente, pero el maratón que me dí de la primera temporada me hizo disfrutar muchísimo de una serie que al principio descarté. Sí, ví el piloto y la eliminé de mi disco duro y de mi vida, porque no me gustaba nada de nada la protagonista y se me hizo un poco pesado, así que pasé de ella. Menos mal que le dí una segunda oportunidad, porque aunque sigo sin aguantar demasiado a Piper Chapman, el resto de las reclusas me han enganchado. Le dedicaré post después del maratón que haga con la segunda temporada.

11. Penny Dreadful. Es otro de mis grandes descubrimientos del 2014 y estoy esperando con muchas, muchísimas ganas la segunda temporada. Me conquistó desde el principio por la ambientación en el Londres victoriano y el hecho de tener a grandes personajes juntos, tan míticos como el doctor Frankenstein, Dorian Gray, Drácula y otros vampiros, hombres lobo... Parecía un cóctel genial y aunque me daba algo de miedo que el resultado no estuviera a la altura resulta que desde el piloto me cautivó. Muy muy recomendable. 



12. The Night Shift. Quizá no sea la mejor serie del mundo, pero a mí estos médicos del turno de noche en urgencias que empezaron su andadura este verano me gustaron y, sobre todo, me entretuvieron muchísimo. Quizá los destaqué más porque en verano no hubo gran cosa que mereciese la pena entre las series nuevas, pero el caso es que esta me dio lo que busco en un procedimental. Buenos casos y buenos personajes, sin más, y una historia de fondo de algunos de ellos que nos haga querer saber más y más. Su segunda temporada no tardará en estrenarse y veremos si mantiene el ritmo y sigue entreteniendo como hizo su cortísima temporada veraniega.

1 comentario:

  1. me quedo con Hermano Mayor alias "mala hostia te faltó de chic@", Penny Dreadfull (rara pero entretenida y mi querida Sleepy Hollow, que a ver si vuelve pronto la reanudación que tengo mono xDD

    ResponderEliminar