sábado, 7 de febrero de 2015

Babadook, el primer fiasco del año

Anoche ví una película que llevaba esperando poder ver desde su estreno en España, Babadook. Y lamentablemente tengo que decir que fue el primer gran fiasco peliculero del año. Me desquició hasta el final y cuando terminó y tuve que pensar en qué nota le ponía en la web de Trakt.tv no pude siquiera darle un 5. Se queda en el 4. 

Si no la has visto y no quieres spoilearte, no sigas leyendo después de esta imagen.



La palabra que mejor definiría para mí la película es rara. Desde el principio te sumerge en una atmósfera rara, inquietante, que te condiciona para el resto de la trama. Empezamos conociendo a Amelia, que perdió a su marido cuando este la llevaba al hospital a dar a luz a su hijo Samuel hace casi siete años. Y por supuesto ninguno de los dos ha superado la muerte del padre. Ella está desquiciada desde el minuto uno y la verdad es que no me extrañó nada porque la criatura es totalmente inaguantable. Se coge unas rabietas por todo impresionantes: llora, grita, patalea... y además está empeñado en que hay monstruos acechando. Como Babadook, monstruo que ambos ven en un libro que aparece misteriosamente en su casa y enseguida Samuel dice que ese es el monstruo con el que él sueña. Aunque la madre intenta deshacerse del libro este vuelve y vuelve, llegando incluso a cambiar sus ilustraciones originales por dibujos en los que se ve a Babadook acechando a la madre y a esta matando a su perro y a su hijo. El niño empieza a desquiciarse más que la madre e incluso se vuelve violento, y cuando ella consigue medicarle y que empiece a calmarse Babadook la acecha a ella y es ella la que empieza a ponerse violenta e impredecible.

El dichoso niño en una de sus pataletas

Y todo esto después de ya una hora en la que yo estaba más desquiciada que la madre, cansada de ella y del niño y deseando que llegase Babadook a comérselos a los dos, y por fin empezaron a pasar cosas. Cosas que no son suficientes para compensar lo aburrido que me pareció todo lo anterior y que llevan a un final que me dejó con cara de idiota. Resulta que después de todo sólo necesitaban plantarle cara a Babadook para echarle. Pero no se va del todo, sino que se queda en el sótano y, alucina, se lo quedan como una especie de mascota a la que dan incluso de comer los gusanos que recogen del jardín. ¿¿¿Pero qué mierda de final es este???

Así que después de hora y media aguantando a unos protagonistas que me cayeron peor que mal me sentí timada con ese final. Espero que la próxima película de terror que vea me quite un poco ese mal sabor de boca que me dejó esta historia australiana.

Este es el final que de verdad me hubiera gustado

2 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo. Decepcionante.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que la película es un poquito rara, pero a mí no me pareció tan mala, aunque sí que me esperaba algo mejor. Yo creo que el monstruo "Babadook" es una especie de metáfora de ese "lado oscuro" que hay dentro de cada persona y que puede llegar a controlarte en determinadas circunstancias si se lo permites. Más o menos :P
    A mí tampoco me cayeron bien los protagonistas. Ni la madre, ni mucho menos el niño, que es para darle de tortas hasta que se le quite la tontería xD

    Un beso.

    ResponderEliminar