sábado, 1 de marzo de 2014

Celebrando 200 capítulos de Mentes Criminales



Parece que fue ayer cuando me enganché a un procedimental más de polis, en este caso criminólogos haciendo perfiles en la Unidad de Análisis de Conducta del FBI, y ya han pasado nada más y nada menos que 200 capítulos en compañía de esta unidad. Como buena aficionada a la criminología, a los asesinos en serie y demás cosas relacionadas, Mentes Criminales me da justo lo que pido y por eso me enganchó desde el primer momento. Tiene sus dosis justas de oscuridad y las compensa muy bien con momentos geniales del equipo.

Los seguidores de la serie hemos sufrido altas, bajas y reencuentros y aunque yo al principio era reacia a la salida de los primeros personajes que formaban la Unidad tengo que reconocer que han acertado en cada cambio y todo los personajes han sabido ganarme a su manera. Además en estas últimas temporadas se están aficionando cada vez más a mostrarnos el pasado de algunos personajes, como por ejemplo en este capítulo 200 y en el anterior, centrados en JJ y dándonos por fin la información de lo que pasó cuando estuvo fuera del equipo. Ha sido un bonito detalle la breve vuelta de Emily Prentiss durante este capítulo, y no he podido evitar recordar la última trama en la que se vio envuelta y en la que nos dio más de un dolor de cabeza. Como suele pasar en las series de este tipo no han sido pocas las veces que hemos visto a algún miembro del equipo pasándolo francamente mal y luchando por su vida pero creo que cada vez lo hacen más a lo grande. Miedito me da la siguiente vez que ocurra.

Creo que el punto fuerte de Mentes Criminales es el equilibro entre los personajes y los casos, que en su mayoría siguen siendo interesantes y todavía encuentran maneras muy originales de sorprendernos. De entre todos los procedimentales que veo creo que este es al que soy más fiel, porque a pesar de los maratones que me he dado suelo guardar durante poco tiempo los capítulos. Alguna vez ya he comentado que los procedimentales me parecen perfectos para ver por ejemplo como acompañamiento durante la comida o que cuando necesito desconectar totalmente recurro a ellos y sé que voy a conseguir lo que quiero, y de entre todos los procedimentales que sigo (a pesar de amar algunos como Bones, El Mentalista, The Closer o la recientemente terminada Body of Proof por poner sólo unos pocos ejemplos) si tengo algún capítulo por ver de Mentes Criminales siempre es la que pongo primero. Así que espero poder seguir disfrutándola durante mucho, mucho tiempo más. A vuestra salud, chicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario