martes, 15 de octubre de 2013

(No todo son series I) Top Chef España

Hace dos semanas que se estrenó la versión española de Top Chef y hablando de ella quiero estrenar una sección en el blog llamada "No todo son series" en la que aparecerán programas, realities, concursos y demás programas televisivos que aparecen en mi pantalla.


Tengo que empezar advirtiendo que yo no he visto la edición USA de Top Chef (bueno, miento, en realidad sólo vi la primera temporada de Top Chef Just Desserts, una edición especial en la que se dedicaban sólo a postres) así que no puedo compararla con la española y no sé si es mejor, peor o igual. Lo que ví de Top Chef Just Desserts sí que me gustó, todo tengo que decirlo, aunque en la segunda temporada lo dejé porque no aguantaba a los concursantes. Y ya entrando en lo que nos ocupa, la edición española del reality, hay una cosa que es imposible no destacar y de la que nos damos cuenta antes de empezar a ver el programa. Top Chef España es Alberto Chicote en estado puro. Él es quien lleva el peso de todo el programa tanto como jurado como haciendo las veces de presentador. Esto quiere decir que si te gusta el chef de Pesadilla en la cocina (tengo que dedicarle una entrada pronto) tienes muchas más probabilidades de que te guste Top Chef. Si no aguantas al personaje de Chicote, este no es tu programa. Ya desde las promos y la primera promoción del programa la impresión que me dio fue que él iba a ser la gran atracción y no me equivoqué. Los otros dos jueces, Ángel León y Susi Díaz, están en un discreto segundo plano.


Tengo que reconocer que vi el primer programa con un poco de escepticismo porque ya lo intenté con MasterChef y no funcionó. Sin embargo y para mi sorpresa Top Chef no sólo me entretuvo sino que me hizo pasar un buen rato. Me gustó que inmediatamente después de presentarnos a los 15 concursantes empezaran los giros y las sorpresas: hubo una prueba que los chefs tuvieron que pasar para asegurarse su estancia en el programa y fueron cuatro los eliminados que tuvieron que irse a casa antes de empezar. Me gustó el casting: me declaro fan de Hung Fai y no aguanto a Bárbara. No sé si el nivel que tienen los cocineros profesionales que están en el programa es bueno o no, ni si las recetas que hacen funcionan o no porque no soy una entendida de la cocina y no pretendo serlo, pero creo que no hace falta entender de cocina para disfrutar con Top Chef, ni de saltos de trampolín para ver Splash, ni de música para ver La Voz (o su versión USA que es la que veo yo).

Como digo no soy experta en cocina ni en realities, más bien soy "espectadora de a pie", y entiendo que los seguidores de la edición USA puedan estar decepcionados y al comparar ambas salga perdiendo la española (es lo que me pasa a mí con La Voz y The Voice, cosa de la que hablaré en otro post), pero me apetecía decirlo bien claro: a mí me está gustando y mientras me haga disfrutar y pasar un buen rato seguiré viéndola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada