miércoles, 11 de diciembre de 2013

Especial fin de año (I): 12 meses, 12 series 2013

Se acaba el 2013 y tal y como hice en 2011 y 2010 este año vuelvo a traer tres especiales de fin de año y el primero no podía ser otro que las 12 series que más han marcado mi 2013. El único orden que he seguido es el orden en el que cada serie ha ido acudiendo a mi mente. Me faltan unas cuantas y quizá no sean las mejores series del mundo ni estén en la mayoría de las listas del año, pero son las que a mí me han distraído, me han emocionado, me han entretenido y me han hecho disfrutar. Y al fin y al cabo eso es lo que cuenta.


1. El Mentalista: la abandoné hace mucho a mitad de su tercera temporada porque me saturó y me aburrí, y la verdad es que no pensé que la volvería a retomar y mucho menos que la cogería con tantas ganas, entrando en mi top del año. Me encanta haberme vuelto a reconciliar con Jane, Lisbon, Red John y el resto de personajes.


2. Castle: disfruto mucho de la relación entre Castle y Beckett, desde la primera temporada hasta ahora, de los secundarios, de los casos, pero sobre todo como digo disfruto de la pareja protagonista. El escritor y la detective me hacen pasar muy buenos ratos y la verdad es que me hacen sufrir un poquito al ir al día y tener sólo un capítulo por semana, aunque eso siempre es buen síntoma, ¿verdad?


3. AHS Asylum: la primera temporada de American Horror Story me enamoró, aunque tengo que reconocer que tenía mis dudas sobre si al cambiar totalmente la historia y los personajes en la segunda temporada estarían a la altura de mis enormes expectativas. Pues bien, no sólo estuvieron a la altura de ellas sino que las superaron. Todos los personajes tenian algo que hizo que al final de la temporada estuviese encantada así que aunque sólo se emitieran los cuatro últimos capítulos de la temporada durante el año 2013, la retorcida mente de Ryan Murphy y sus retorcidos personajes se han ganado un hueco por derecho propio en esta lista.


4. Pesadilla en la Cocina / Top Chef España : he decidido meter juntos el reality y el programa de Alberto Chicote porque no he sido capaz de decidirme por uno sólo. Al principio le tenía bastante manía a Pesadilla en la cocina, pero le dí una oportunidad un poquito a regañadientes (gracias Jotha por descubrírmelo) y al final acabé enganchadísima. Ambos me entretienen muchísimo y me gusta Alberto Chicote en ambos.


5. Modern Family: un año más esta amplia y peculiar familia se cuela en mi top de series del año. Puede que ya no cause el mismo impacto que al principio pero a mí me siguen funcionando y garantizándome un rato semanal de diversión, risas y desconexión. Justo lo que le pido, ni más ni menos.


6. Secret Diary of a Call Girl: aunque todavía no la he terminado la historia de Hannah/Belle me ha gustado desde el principio. Billie Piper me convence totalmente y me ha enganchado sin darme cuenta a una historia que hace que quieras saber más y más. Me gusta mucho cómo se trata el sexo en esta serie, de forma tan principal y encajando perfectamente con la historia, sin abusar de él y haciendo que sea justo lo que la serie necesita.


7. Elementary:  el Sherlock americano, con una doctora Watson como acompañante, que ha sabido conquistarme a pesar de mis reticencias iniciales. La primera temporada supo cómo engancharme desde el principio (bueno, reconozco que tuve que darle una segunda oportunidad un poco avanzada la temporada porque el piloto la primera vez que lo ví me aburrió un poco, cosas que pasan a veces con los pilotos, ya sabéis). Creo que se nota bastante que me gustan los procedimentales, qué le vamos a hacer.


8. Rizzoli and Isles: ¿alguien dijo más procedimentales? Es que son lo mío. Jane Rizzoli y Maura Isles, su dinámica, sus problemas familiares y sentimentales... no puedo evitarlo, desde que devoré la primera temporada se han convertido en imprescindibles para mí. Es una serie de la que disfruto cada capítulo, cada personaje, cada trama secundaria.


9. Body of Proof: mi último homenaje a Dana Delany y a su Megan Hunt. He disfrutado muchísimo sus tres temporadas y me quedé con las ganas de una cuarta, para qué negarlo, aunque la verdad es que el cierre de la tercera temporada y de la serie es muy bueno y no deja ningún cabo suelto. Pero Megan y su equipo se hacían querer y era una de las series que más me entretenía.


10. Broadchurch: miniserie inglesa que creó mucho hype, entre otras cosas porque uno de sus protagonistas era David Tennant (Doctor Who). El asesinato de un chico en un tranquilo pueblo de la costa y la aparición de un polémico detective de fuera (que no podía ser otro que Tennant) para resolver el caso enganchan y aunque sé de gente que ya había acertado con la identidad del asesino a mí me pilló totalmente de sorpresa. Estuve toda la serie mordiéndome las uñas y el capítulo final me dejó totalmente impactada. Espero con muchas ganas su segunda temporada y hasta me estoy planteando ver su remake americano (aunque eso no sé hasta qué punto será un error, ya lo vereremos).


11. The Voice: de The Voice poco puedo decir que no haya dicho ya por twitter o en mis check-ins en GetGlue. La descubrí en la tercera edición y soy una gran fan de la versión americana. Esta quinta temporada era la que más talento vocal tenía, aunque al no tener uno o dos favoritos super claros desde el principio como en las ediciones anteriores para mí ha ido perdiendo fuerza poco a poco y no lo he vivido con la intensidad de años anteriores. Eso hacía peligrar que entrase en la lista, pero no podía dejarla fuera por la espectacular edición de este verano.


12. Face Off: el reality de maquilladores y caracterizadores, me supuso una gran sorpresa en su momento y entretiene un montón. Me gusta su dinámica, su presentadora, sus jueces y la manera de desarrollar el concurso. El cast de concursantes también me suele gustar mucho, sobre todo el de la quinta temporada que rescataba concursantes de las ediciones pasadas. Es, junto con The Voice, uno de mis realities favoritos.

1 comentario:

  1. Buena entrada, yo colaboraré hablando de las series que he visto este año. Para empezar diré que no soy muy de series, soy mas de anime, pero lo cierto es que desde que me enganche a JdT la cosa ha ido a mejor.

    JdT fue la que cambio mi perspectiva acerca de las "grandes series americanas", como ya dije soy mas de anime pero esta tenia un algo que me gusto. Cierto es que no tiene nada que ver con ESDLA pero la temática es del mismo estilo y así voy al día con la serie.

    La segunda serie que me engancho fue Once Upon a Time. Esta tarde algo mas en verla porque era reacio a ver algo fuera de la temática de JdT pero me puse con los tres primeros capis y en menos de un mes ya estoy al día con la jodía serie. Ya se que es algo predecible pero a m me entretiene y es lo que me importa.

    Para terminar la última serie con la que estoy al día es Sleepy Hollow, tenia mis dudas porque nuevamente era una temática distinta a las otras dos series que sigo pero a menudo que pasan los capis me engancho mas por el peculiar Ichabod Crane que podría decirse es el principal culpable de que siga viendo la serie.

    Quiero hacer una pequeña mención al programa Pesadilla en la cocina , del cual Sara me culpa de empezar a ver. El programa empezó con mucha fuerza pero reconozco que con el paso del tiempo si no había alguien gracioso no me veía el programa hasta el punto de verlos repetidos en otra cadena y horario distinto al habitual. No se si seguiré viéndola si vuelve pero si hay algún programa divertido haré por verlo.

    Y con esto acabo mi post. Sed buenos y seriead mucho.

    ResponderEliminar