jueves, 9 de octubre de 2014

Mis comedias favoritas (top 5)

Hace aproximadamente un mes hice un post sobre mis diez procedimentales favoritos y me apetecía hacer lo propio con las comedias, aunque reduciendo un poco la lista porque en general me cuesta bastante más engancharme a una comedia. Así que esta vez serán sólo cinco, terminadas o en emisión. El único criterio es que me han hecho disfrutar, reír a carcajadas y pasar muy buenos ratos. Os dejo con ellas.

Me apetecía empezar con un clásico: Friends. Esa serie que si veo repetida en la tele soy incapaz de quitar. Me he reído mucho con ella e incluso se me ha escapado alguna lagrimilla en algún capítulo. Estos cinco amigos de Nueva York han calado hondo en muchísima gente y han pasado a formar parte de nuestras vidas. Recuerdo cómo me enganché por primera vez a verla con mi hermano, cuando la echaban por enésima vez después de comer. Nos encantó. La vimos tres veces más después de esa. Incluso intentamos engancharnos a Joey, el spin-off, pero no nos daba lo mismo que Friends, así que la dejamos. Es la referencia para las comedias de amigos de los años de después, y si no recordad cuántas veces hemos leído que una serie es o pretende ser "la nueva Friends" (sin ir más lejos creo que la más nombrada como la nueva Friends ha sido How I Met Your Mother). Como la original no hay nada. Y yo seguiré viéndola cada vez que la encuentre por la tele.

Miranda es una genialidad británica. En serio, si no la has visto ¿a qué estás esperando? Tienes que conocer a Miranda: grande en todos los sentidos, patosa a más no poder, con una madre que se avergüenza de ella y no duda en hacerlo patente y darnos algunas de las mejores frases y los mejores momentos de la serie mientras le busca a su hija un trabajo y un novio decentes según su criterio. Además ningún secundario desentona y la serie se vuelve cada vez más genial mientras tú sigues con cara de "WTF" y de "¿Qué acaba de pasar aquí?". En menos de cinco minutos del primer capítulo ya adoraba a Miranda Hart. Y la adoro más cada vez que canta (lo cual afortunadamente sucede mucho). Tengo pendiente un post sobre esta pedazo de serie.

Brooklyn Nine-Nine llegó la temporada pasada y la empecé un poco por "bueno, vamos a ver qué tal" y cuando me quise dar cuenta unas semanas después era de las que esperaba con más ganas en toda la semana. Todos los personajes de esta comisaría tienen puntazos. Jake Peralta y sus estupideces hacen reír a cualquiera y me encantan los líos en los que se mete. Aun así mis preferidos son el capitán Holt y Rosa. Qué mujer. Para mí esta es una de las mejores series de la temporada pasada. 

Faking It, Amy y Karma fingiendo ser lesbianas en el instituto y todos sus malentendidos me hicieron pasar muy buenos momentos en su primera temporada. Ahora han vuelto con la segunda temporada y están en muy buena forma, dándonos más malentendidos y más mentiras en pleno despertar sexual de sus personajes, con hormonas revolucionadas incluidas. No me quiero extender mucho más porque hace poco escribí sobre su primera temporada (aquí).

Raising Hope. Una familia muy rara. Cada vez más, todo hay que decirlo, y cuanto más raros se vuelven más me gustan. Aunque ya ha terminado yo sigo con ella porque es mi comedia de reserva: siempre tiro de ella cuando necesito ver una comedia y ya llevo al día el resto de las que sigo. Criar a Hope es una tarea difícil para el pobre Jimmy, pero con padres como los suyos y con una abuela tan especial (y tan pirada la pobre) no es más fácil aunque sí mucho más divertido. Me va a dar pena llegar al final.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Segunda tanda de pilotos de otoño

Después del aluvión inicial de series nuevas afortunadamente el ritmo ha descendido un poco y estos días ha habido menos piloto que ver. Menos mal, porque ya han empezado los meses con un montón de series cada semana y el pensar qué series priorizas y qué series ves a lo largo de la semana o quizá más adelante, en algunos días de vacaciones. El primer post sobre pilotos de este año fue el de los pilotos filtrados y hace poco llegó el de la primera tanda de pilotos. Vamos con la segunda, esta vez he visto cuatro.

Manhattan Love Story es una comedia romántica, o al menos pretende serlo. No tiene nada que ver con A to Z, que también se ha estrenado hace poco aunque su piloto se filtró hace ya semanas. Es totalmente plana, llena de tópicos y su piloto me ha resultado muy aburrido. Para ser una historia romántica los personajes no tienen nada de química entre ellos y los secundarios son totalmente olvidables. Además odio cómo los protagonistas se pasan todo el capítulo hablando solos. Ya os podéis imaginar que no quiero ver el segundo capítulo, con la de series que tengo pendientes.


El piloto de Stalker sí que me ha gustado. Ambos personajes me llaman la atención, juntos y por separado y me parece un procedimental bastante original. Va a ser curioso ver a estos detectives investigando casos de acoso y conociendo a la vez sus vidas privadas que tienen pinta de ser de lo más peculiar. Ya nos han dado unas cuantas pistas en el piloto pero está claro que hay más de lo que han dejado ver. Como ya sabéis que los procedimentales me gustan mucho me la quedo de momento para ver cómo va evolucionando, pero si me sigue dando lo mismo que en el piloto me la quedo definitivamente.




Bad Judge me ha parecido igual de olvidable que Manhattan Love Story. Otro intento de comedia, con Kate Walsh intentando ser juez implacable de día y juerguista de noche. Pobre Kate Walsh, esperaba más de ella que esa forma de arrastrarse entre ambas personalidades intentando mantener la decencia. Espero que no tarde mucho en ser cancelada y la pobre pueda dedicarse a otra cosa, porque yo todavía la recuerdo con cariño de Anatomía de Grey.






Gracepoint es la adaptación americana de la inglesa Broadchurch, que me cautivó totalmente (aquí mi opinión de la primera temporada). Exactamente la misma trama, los mismos giros, casi los mismos diálogos. David Tennant repite papel y el resto, empezando por Anna Gunn que hace de Ellie, la compañera policía de Tennat, no aportan nada. Bueno, nada bueno. Quitando a Tennant no me gusta ningún actor y ya casi sólo por eso la quitaría de mi lista pero además, ¿quién quiere volver a ver la misma historia exactamente igual otra vez pero con actores mucho más mediocres? Yo no, desde luego. 

sábado, 4 de octubre de 2014

Enamorándome de Cold Case

He terminado hace poco la primera temporada de Cold Case y no podía seguir sin escribir un post sobre esta gran serie que hasta ahora me estaba perdiendo. Para mí es uno de los mejores procedimentales que he visto hasta ahora, y no he visto precisamente pocos. Forma parte de la llamada "factoría Bruckheimer": Jerry Bruckheimer es productor de CSI y sus spin-offs en Miami y Nueva York, Without a Trace y la ya mencionada Cold Case, además del reality The Amazing Race US y películas como Armageddon o la saga de Piratas del Caribe. Casi nada, ¿verdad? Yo veo todos los CSIs (bueno, realmente voy por orden y de momento sólo estoy con el CSI original en Las Vegas y Miami, no he empezado todavía con Nueva York pero lo haré)  y tengo pendiente Without a Trace, que seguramente empezaré cuando acabe Cold Case



La serie se centra en la detective Lily Rush y en su compañero Scotty Valens, que son asignados (en el piloto con cierta desgana pero luego ya con mucho más interés) en los llamados casos fríos o casos abiertos, que son casos sin resolver de hace tiempo. Ese tiempo pueden ser cinco años o cincuenta. Realmente Rush tenía otro compañero durante los primeros cinco capítulos, pero en el sexto este se marchó y llegó su nuevo compañero, Valens, que la acompañará el resto de la serie. Estos detectives de la policía de Philadelphia empiezan a escarbar de nuevo en un caso antiguo cuando encuentran una nueva pista, bien porque se ha hecho algún nuevo descubrimiento o porque alguien cambia su versión o les hace llegar algo importante sobre el caso. Además de Rush y Valens, los detectives Vera y Jeffries y el teniente Stillman, el jefe, echan un cable para resolver estos antiguos casos y devolverle la paz a las familias después de tanto tiempo.

¿Por qué Cold Case me parece mucho mejor que los CSI? La respuesta corta y directa sería porque cuenta historias mucho más humanas y se centra más en el lado emotivo de la historia. CSI se centra más en el cómo se hizo y Cold Case le da mucha más importancia al quién y al por qué. El punto fuerte es que tanto Lily Rush como Scotty Valens parecen mucho más humanos y más cercanos que los investigadores de CSI y también lo parecen sus víctimas y sus investigaciones. Las historias suelen ser bastante emotivas, con las víctimas apareciendo al final cuando se detiene a su asesino como si dieran su aprobación y con unos flashbacks muy bien metidos en la historia. Cuando conocemos a un personaje en la actualidad nos lo muestran cómo era en el momento del crimen y van jugando con ambas imágenes todo el capítulo. La música es otro de sus puntos fuertes, siempre muy bien escogida y añadiéndole normalmente drama y emoción al momento.

Conocer a Lily y a Scotty mientras van resolviendo casos antiguos me está dando muy buenos momentos y me alegro de haber descubierto esta serie. No creo que tarde en devorar las seis temporadas que me quedan pero disfrutaré al máximo cada capítulo.