domingo, 27 de abril de 2014

Yo me quedo a vivir en Sleepy Hollow

Como ya comenté en su momento, el piloto de Sleepy Hollow me pareció bastante interesante. Dije que esperaba que la serie me diese la mezcla de fantasía y realidad que busqué (y no encontré) en Once Upon a Time y lo cierto es que lo ha hecho. Por falta de tiempo y prioridad de otras series aparqué el resto de la temporada para darme un maratón y gracias a lo mucho que le gustó la serie a mi novio me entraron ganas de retomar la historia de Ichabold Crane y de Abby Mills (gracias Jotha por haberme picado para que disfrutase de la serie antes de lo que yo pensaba, y gracias por ver los dos últimos capítulos conmigo y disfrutar de mis reacciones).

He disfrutado mucho de la historia de Crane y de la de Katrina, su mujer, de la relación de Abby con su hermana, de cómo las historias de ambos se iban entretejiendo hasta acabar mezcladas en una sola. Magia, hechizos, brujería, giros sorprendentes de la historia, masones y aquelarres, seres mágicos, Jinetes del Apocalipsis... Cada personaje, cada capítulo, cada nuevo pedacito del puzzle me enganchaba y me hacía querer saber más de todo el gran misterio que rodea al pueblo de Sleepy Hollow. Reconozco que esta primera temporada me ha conquistado con sus giros de guión y sus cada vez más retorcidas revelaciones. Los dos capítulos me cayeron como una bomba (aunque seguro que hay gente que ya se imaginaba el final igual que yo ya me imaginé alguna cosa en los capítulos anteriores yo no tenía ni idea de por dónde iban a ir los tiros) y me parece a mí que se me va a hacer larga la espera.

En la segunda temporada espero ver cómo quedan las cosas después del impacto que supuso el final de la primera temporada, como se las apañan Crane y Mills para arreglar ciertos asuntos y con qué nuevas revelaciones del pasado nos sorprenden los guionistas. También espero que nos cuenten más cosas acerca del demonio Moloch, que tiene un papel fundamental en la primera temporada y que espero que no pierda protagonismo en la segunda. Además, no olvidemos que aunque ya conocemos a dos de los Jinetes del Apocalipsis todavía nos quedan otros dos por conocer, cada uno con su propia historia y si es como la de los que ya conocemos yo por lo menos lo voy a disfrutar. Tengo muchas ganas de volver pronto a Sleepy Hollow.

domingo, 20 de abril de 2014

Esperando la segunda temporada de Broadchurch



Este post estaba preparado para publicarlo el día de antes de que se empezase a emitir en UK la segunda temporada de Broadchurch, pero como los ingleses no han hecho más que mover la fecha de estreno para mi desgracia no quiero esperar más a publicarlo. 

Broadchurch es una serie inglesa que dio el pelotazo el año pasado, al principio por contar con David Tennant como protagonista y después por méritos propios por su alta capacidad para enganchar al espectador. Su primera temporada tuvo un final muy cerrado y no hago más que preguntarme cómo se la habrán apañado para intentar convencernos con una segunda temporada, sobre todo después de haber dejado el listón tan alto. No sé qué opinará el resto de gente a la que le encantó la serie (que me consta que la hay, leí muchísimos comentarios alabándola en Twitter), pero yo hasta tengo ganas de ver el remake americano. Aunque puede que esas ganas se me pasen completamente después de ver el piloto, pero bueno, al menos tengo ganas de darle una oportunidad y ver si sigue la historia al pie de la letra o cambian cosas.


Lo que vimos en los primeros ocho episodios fue al detective Alec Hardy (David Tennant) llegar a un pueblecito costero para investigar la misteriosa muerte de Danny Latimer,un chico aparentemente de lo más normal. No estará solo, la policía local también pondrá su granito de arena, liderada por Ellie Miller (Olivia Colman), que curiosamente es la madre del mejor amigo de Danny y también amiga de su madre. Con este punto de partida puede pasar cualquier cosa y como os imaginaréis tratan de mantener el suspense de quién fue el asesino de Danny y sus motivos hasta el último capítulo y, al menos conmigo, lo consiguieron (y no será porque haya visto pocas series de polis y asesinatos). Vemos un montón de sospechosos, de mentiras, de traiciones y de secretos en un pueblo en apariencia familiar y encantador, sin nada que ocultar, y si ya de por sí eso me tenía ganada la actuación de Tennant no ha hecho más que mejorar esa sensación de tener delante a una gran serie. Al principio temía que me pudiese recordar demasiado a The Killing, serie que me gustó en su primera temporada (bueno, todo menos las tramas políticas que se me hicieron muy pesadas) pero que luego abandoné porque me sentí bastante timada después de esperar toda la temporada para descubrir al asesino y que después colaran un último capítulo con trampa para alargarlo más tiempo. Ese es un defecto que Broadchurch no tiene, menos mal.

Como ya digo, me enganché tremendamente después de ver el piloto y recuerdo que me tragué un capítulo detrás de otro acompañada de un enganche a las pipas bastante serio. Afortunadamente pude ver los 8 capítulos seguidos porque la empecé cuando ya había terminado,  pero sólo de pensar en ver esta temporada a ritmo de emisión sufro anticipadamente (aunque no me disgusta del todo sufrir la intriga, masoquismo seriéfilo y tal). Así que yo ya tengo las pipas preparadas para volver a ver al detective Hardy haciendo de las suyas y esperando que me conquiste como lo hizo la primera temporada.