miércoles, 24 de agosto de 2011

Nueva oportunidad para Megan Hunt



Ya le dí una oportunidad a Body of Proof cuando se estrenó, allá por marzo de este año, y no me convenció. La ví muy light, muy llena de tópicos y la deseché. Demasiadas series por ver y muy poco tiempo, ya sabéis. A pesar de que me gusta Dana Delany no me volví a acordar de su serie de forenses hasta que AdictoTv, de Querida Tele, comentó que la estaba viendo por Twitter. El verano, esa época de descanso de mi neurona, me hizo querer darle otra oportunidad. Ya sabéis que yo es oír eso de "serie de forenses" y me emociono que te cagas.

El caso es que Body of Proof no ofrece nada nuevo que contar: Megan Hunt, exitosa neurocirujana que después de un accidente de tráfico ya no puede ejercer más y se mete a forense. Ayuda a la poli, como suele pasar en estos casos, y tiene unas relaciones familiares muy complicadas porque siempre antepone el trabajo a su familia. A pesar de no ofrecer nada nuevo, entretiene y los nueve capítulos de la primera temporada se me pasaron volando. Una le coge mucho cariño a Megan y quiere verla evolucionar a través de los capítulos, verla darse cuenta de algunas cosas y replantearse otras. También, claro, están los personajes secundarios que le dan mucho juego a la serie: la jefa de Megan, doctora Kate Murphy, sus compis de laboratorio y la pareja de detectives con los que al principio no se lleva muy allá. También aparecen su ex marido y su hija, a la que apenas ve porque vive con su padre y no es que tengan ambas una relación muy fluida que digamos.

Megan evoluciona, y da gusto acompañarla por esta cortísima primera temporada. Espero que la segunda, que llega ahora en septiembre, se me pase igual de volada de lo que lo ha hecho la primera. Vuelve, doctora Hunt, que te echo de menos y ya te he cogido cariño.

viernes, 5 de agosto de 2011

Mi lento ritmo veraniego

Eh, que no he desaparecido. Sigo aquí aunque no lo parezca. No es que me haya ido de vacaciones (este año no toca...) sino que trabajo hasta el 9 de septiembre y claro, eso se nota en el ritmo seriéfilo, que está mucho más bajo que de costumbre. La explicación a eso es simple: entre el calor y lo cansada que estoy cuando llego a casa, además de tener que preparar cosas del cole para el día siguiente, pues no doy para más. Así que para que no muera el blog tengo que publicar algo de vez en cuando, hasta que llegue septiembre con los regresos, estrenos y demás que me quiten las telarañas del verano.

Tengo varias entradas pendientes, pero de momento hoy lo voy a dejar en algo simple porque sólo voy a contar cómo va mi lista de series que planeé para el verano, para ver si progresa adecuadamente o no de cara a septiembre. Empecemos (y cuando esté más inspirada o menos cansada, o ambas, prometo mejores entradas, de verdad de la buena).

Tenía muchas series a medias que sigo a mi ritmo. Acabé Arrested Development, y ahora la echo de menos. Es genial, y cuando consiga hacerle una entrada que le haga justicia os hablaré de ella, que se merece más que unas pocas líneas. Sin embargo, no he tocado Game of Thrones, ni Mad Men. Mad Men la dejaré apartada hasta que empiece septiembre, para poder ver la 4ª temporada a un ritmo más o menos rápido y no tener que esperar tanto hasta el estreno de la 5ª. O eso quiero. Game of Thrones la veré seguro antes del estreno de la 2ª, pero después de leer los libros no tengo ese ansia por devorarme cada capítulo. La acabaré, eso sí. Tampoco he avanzado mucho con The Vampire Diaries, así que en lugar de ponerme al día para la 3ª temporada tendré que esperar a la 4ª, me temo. Con las Gilmore Girls voy sin prisa pero sin pausa, intentando controlar mis ansias de maratón para no ventilarme las 7 temporadas en un visto y no visto. También acabé Six Feet Under. Y lloré de lo lindo, claro. Otra serie que se merece una entrada en condiciones... pero la que no está en condiciones de escribirla soy yo. Todavía no puedo pensar en el final sin ponerme melancólica perdida.

Hay más, eh. Tengo The Closer a punto de empezar la 5ª temporada. De Luther ví la primera temporada pero no la segunda porque no me enganchó todo lo que yo hubiera querido. A las Pretty Little Liars las abandoné en la primera temporada porque empezaban a agotar mi paciencia (¡si yo sólo quiero saber quién es A! Cuando lo sepáis tenéis que contármelo). Hoy acabo de empezar la 3ª temporada de Castle, y si la veo al mismo ritmo que la 2ª en un par de semanas ya la habré terminado y estaré al día. CSI va despacito pero distrayéndome mucho, que es lo único que le pido. Tengo que acabar Sirens, pero no sé por qué se me hace un poco cuesta arriba si al principio me gustaba tanto. Dejé Necessary Roughness por no saber salir de los tópicos, y desgraciadamente Web Therapy salió volando a la papelera tras el piloto. No tuve valor para ver el segundo después de aburrirme tanto con sólo media hora del primero. The Big C y Rizzoli & Isles me están dando grandes momentos este verano, y es que las echaba mucho de menos.

El camino de Tara, de los United States of Tara, y el mío se separaron tras la primera temporada. No conseguí engancharme. Sigo con The Good Wife y ER, despacito (ya os he dicho eso de que he bajado el ritmo por esto de estar en verano y tal), y aunque no creo que me ponga al día para el inicio de la 3ª de Alicia y compañía las disfruto mucho y me alegro de haber empezado ambas. Tampoco conseguí acabar la 1ª temporada de Fringe. Me gustan los personajes, pero se me hace repetitiva esa estructura procedimental que tienen, aunque es raro siendo yo amante de los procedimentales. Tendré que asumir que series de ciencia ficción no son lo mío. Acabé la 1ª temporada de Breaking Bad, pero no voy a ponerme todavía con la 2ª. Me ha impactado tanto que necesito espaciar las temporadas un poco.

Más todavía. Empecé la 3ª temporada de Mentes Criminales, y ya voy por la mitad. Mi momento de distracción me lo da ella y CSI. También he empezado Shameless US y Dead Like Me, y me están gustando mucho ambas. A ver si por las tardes me motivo más y puedo maratonearlas, que es lo que se merecen. Cuando acabe la 1ª temporada de Hot in Cleveland empezaré la 2ª de Parks & Recreations, que Leslie engancha tanto como las ladys de Cleveland. Todas me hacen reír a carcajadas, aunque la 1ª de P&R me pareció que flojeaba algo. Acabé con Top Chef Just Desserts (muy contenta con el ganador, por cierto) y espero su 2ª temporada en unos días. Ah, y también me ví completa la 1ª temporada de Body of Proof, y ahora tengo que decir que me alegro mucho de haberle dado una segunda oportunidad a esta serie porque me ha gustado mucho. Otro estreno veraniego que no es nada del otro mundo pero sí me entretiene es Awkward.

Al verlo por escrito me he dado cuenta de que no estoy teniendo mucha paciencia este verano. Pero lo bueno de esta afición a las series es que cada uno tenemos gustos diferentes y en eso se puede acertar o no, y que cada uno disfruta de las series a su manera.
Y después de haceros un lío con este tochazo voy a ver si serieo otro ratito más. Sin pensar mucho, eso sí, que mi neurona está tumbada por ahí al solecito veraniego.