miércoles, 29 de junio de 2011

Bienvenida de nuevo, Cathy. Review del 2x01 de The Big C


Algunos spoilers del 2x01

Por fin terminó la espera y hemos vuelto a reencontrar a Cathy Jamison. La season premiere de la segunda temporada de The Big C ha sido justo lo que me esperaba. Cathy ha vuelto y sigue siendo como la dejamos en la primera temporada, tan fuerte y tan débil a la vez que no podemos evitar quererla. Acaba de empezar la segunda temporada y ya nos hemos reencontrado con casi todos los personajes importantes, excepto Andrea. ¿Seguirá saliendo esta alumna tan especial de Cathy esta temporada? Aun así hemos vuelto a ver a Cathy por supuesto, a un Adam igual de petardo que antes de que descubriera el cáncer de su madre, ese Paul intentando dejar de ser un capullo integral y preocupándose a muerte por su mujer: ¡incluso llega a conseguirle marihuana! Esa escena de ambos fumando en la cama y riendo es lo mejor del capítulo. También aparece Tod, que se encuentra con las consecuencias de haber besado a su paciente en la temporada anterior... bueno, ahora su ex-paciente, que no olvidemos que Cathy está intentando que otro doctor consiga avanzar en la curación de su cáncer. Espero que pese a que ya no sea su oncólogo sigamos viendo a Tod esta temporada. Y no podía faltar Marlene, en forma de fantasma en este caso... ha sido un gran detalle para los que nos emocionamos con su muerte y la echamos de menos.

Espero que esta segunda temporada también vaya in crescendo como la primera, pero aun así me parece que esta season premiere ha seguido en la tónica general de la serie y podemos seguir esperando grandes capítulos. A ver qué pasa con el nuevo doctor esta temporada. Nos alegramos mucho de tenerte de vuelta en esta pantalla, Cathy.

lunes, 27 de junio de 2011

La entrada número 100: Urgencias

Según me dice Blogger esta es mi entrada nº100 después de un año y un mes (poco más o menos) llevando este blog hay poco que pueda decir que no dijera hace poco en la entrada del blogversario. Pero tengo que decir que estoy muy orgullosa de mi pequeño rinconcito en la red y que todavía me quedan muchos blogversarios que celebrar y muchas entradas que publicar ^^.


Dicho esto, vamos con el motivo de esta entrada: ayer acabé de ver la primera temporada de Urgencias. Estoy totalmente enamorada de la serie, y pensar que todavía me quedan 14 temporadas por disfrutar me hace muy feliz. Al principio me tiraban un poco para atrás que la primera temporada fuera del año 1994 y que tuviera 15 temporadas de veintitantos capítulos, que al final hacen un montón de capítulos para ver. Pero tenía que intentarlo, Urgencias es un must en la lista seriéfila y me alegro un montón de haberle dado al play en el piloto aquella tarde. Estaba muy necesitada de una buena serie de médicos y esta desde luego lo es. Los personajes son totalmente adorables, desde luego son el punto fuerte de la serie. Están muy bien dibujados y consiguen una buena serie coral. Las historias de cada uno suelen ser bastante interesantes, o al menos lo han sido en esta primera temporada.

Y a partir de aquí algunos spoilers de la primera temporada de ER.

Me han encantado algunos momentos de la season finale: Carol vestida de novia (aunque ya sabía que no se iba a casar con el traumatólogo, que a lo suyo con Doug todavía le queda trama), la muerte de la madre de Peter que le humaniza un poquito (falta le hacía), la manera que tiene Carter de hacernos empatizar con él, el equipo de enfermeras que es increíble, el bebé de Chloe que al final acaba cuidando Susan, la aparente reconciliación de Mark con Jennifer...

Fin de los spoilers

Todo lo que puedo decir de ella son elogios, así que si no la habéis visto todavía animaos y dadle al play, que tiene un camino largo por recorrer pero merece la pena verla.

lunes, 20 de junio de 2011

Cliffhangerazo: la season finale de The Killing



Toda la entrada está plagada de spoilers, así que si no has visto el descendimiento de Orfeo a los infiernos mejor dale al play antes de seguir leyendo.

El caso es que, después de acabar la season finale de la primera temporada de The Killing, seguimos sin saber quién mato a Rosie Larsen. Pero tenemos muchas teorías, eso sí. A lo largo de la temporada hemos sospechado de su profesor, de su padre, del ayudante de su padre, del concejal aspirante a alcalde... Y en el cierre de este capítulo resulta que nos convencen a todos de que fue el político, concejal aspirante a alcalde con muchos secretos que ocultar. Todo cuadraba, parecía perfecto, ¡Linden por fin se ha subido al avión! Y resulta que la principal prueba contra el político es imposible que sea real. Lo cual nos hace pensar... Holder tuvo que haber manipulado esas fotos. ¿Es él el asesino de Rosie? ¿Por qué, qué motivos tenía? ¿De qué la conocía, de su etapa en antivicios? Y seguimos con las preguntas. ¿Realmente se va a quedar Linden subida en ese avión? ¿Qué papel tiene realmente el político en todo esto? ¿Por qué se ha ido la madre de Rosie? ¿Por qué el padre no le dice que gastó todos sus ahorros en comprar otra casa y así solucionaría gran parte de las cosas? ¿Linden estará sospechando ya de Holden? ¿Está realmente el padre de Rosie (o estuvo) liado con su cuñada como parecen demostrar esas complicidades de los últimos capítulos? ¿Por qué su ayudante está tan obsesionado con su familia y con Rosie? ¿La acosaba?

Son un montón de preguntas a las que de momento no podemos contestar. Tendremos que esperar a la segunda temporada para saber cómo manejan todas estas cuestiones y si continuarán con el caso de Rosie, tal y como parece, o lo continuarán a la vez que introducen otro caso...

A pesar de las críticas que he leído hacia The Killing (sobre todo repitiéndose la de su lentitud y la de llevarnos por caminos que se quedan en nada) a mí me ha gustado mucho y tengo muchísimas ganas de ver cómo va todo en la segunda temporada. Me gusta mucho el ritmo que tiene, me gusta su fotografía, su ambientación en ese Seattle lluvioso y me gustan los personajes. También me gustó el 1x11 dedicado a desarrollar a Linden y a Holder. Sólo espero que la segunda temporada siga gustándome al menos tanto como esta.

viernes, 10 de junio de 2011

La serie adecuada en el momento adecuado

Llevo todo el día pensando acerca de si existe o no un momento adecuado para ver cada serie, y si de existir sería aplicable a todas o sólo a algunas. Esta filosófica y seriéfila reflexión viene por el estrés continuo de tener un mes y medio de exámenes (primero los de mayo, ahora los de junio), que no me parece nada adecuado para ponerme con algunas de mis series previstas para el verano. Me he dado cuenta de que en este estado de ánimo y con esta limitación de tiempo que es ver sólo series en los ratos de descanso del estudio no puedo ver, por ejemplo, Breaking Bad. No consigo conectar con ella, no la disfruto. Y no la disfruto porque me he dado cuenta también de que no quiero ver un capítulo en el descanso del estudio y sabiendo que tendré que dejarla al acabar el capítulo para ponerme a estudiar, a pesar de que quiera seguir viendo más y más. Yo lo que quiero es verla cuando no tenga ninguna de esas limitaciones, cuando pueda ver tres capítulos seguidos si me apetece, o cuatro, o los que sean. Quiero no estar estresada cuando le dé al play para poder centrarme del todo en las aventuras de ese químico loco que me ha parecido entrañable en los 3 capítulos que he visto. Por eso de momento la voy a dejar aparcada hasta julio. En julio acabo exámenes y además ese mes no trabajo, así que seré libre para seriear hasta que se me cansen los ojos. Entonces será el momento adecuado para ver esa primera temporada tan corta de Breaking Bad casi del tirón y poder disfrutarla como quiero y como creo que se merece, sin presiones externas. Tengo ganas de que llegue ese momento, por cierto.

Pero esto que me pasa con Breaking Bad no me pasa con todas las series. No a todas necesito dedicarles el momento justo, sino que casi cualquier momento es bueno para ellas.Son, eso es cierto, series menos complejas como Urgencias, las Gilmore o The Closer. También como Bones, United States of Tara o Arrested Development. No me molesta ponerme un sólo capítulo de estas sabiendo que luego tendré que ponerme a estudiar ni necesito verlas en un estado de ánimo adecuado. Sin embargo, creo que con Fringe puedo decir casi lo mismo que con Breaking Bad, necesito poder centrarme en ella sin tener limitación de tiempo o sin mil cosas rondándome en la cabeza relacionadas con los estudios.

Así que no sé cómo será para el resto de los seriéfilos, pero para mí algunas series sí necesitan su momento adecuado para poder disfrutarlas como yo quiero. Otras, sin embargo, me encajan sin problema en casi cualquier momento. Cosas curiosas de la vida de una seriéfila.

jueves, 9 de junio de 2011

Un primer vistazo a Switched at Birth


Ayer me puse a ver el piloto de esta nueva serie de ABC Family: Switechd at Birth. Trata sobre dos chicas (Daphne y Bay) que son cambiadas al nacer por error en el hospital y acaban con los padres de la otra chica. Tienen vidas muy diferentes: Bay vive con una familia rica y Daphne con su madre, de origen puertorriqueño. Además Daphne es sorda debido a una enfermedad que sufrió en la infancia.

A partir de aquí hay algunos spoilers del piloto

El caso es que cuando acabé de ver los 40 minutos me pareció que no está mal y de momento me la quedo, pero el principio de la serie es bastante malo. Todo pasa muy deprisa, Bay se hace un análisis de grupo sanguíneo en el instituto para la clase de ciencias, descubre que es imposible que ella sea AB siendo sus padres A y se va a un consejero genético, que les descubre el pastel. Localizan a la familia de Daphne y se conocen. Todo eso pasa en menos de 15 minutos. Y yo flipando, claro, porque se le podría haber sacado mucho más partido a esa situación inicial y alargarla un poco más. El caso es que Daphne, su madre y su abuela me caen bien, son muy divertidos, pero la familia rica de Bay es insoportable. El caso es que al final la familia de Bay le ofrece a la de Daphne su casa de invitados porque no pueden pagar el alquiler de la suya, y el capítulo acaba con todos viviendo muy cerquita.

Fin de los spoilers del piloto.

Yo de momento me la quedo, en conjunto el piloto no está mal aunque ya digo que la primera parte no me gustó nada de nada. Pero parece entretenida y ligera para el verano, y mientras no sea muy pastelosa seguiré viéndola.

miércoles, 1 de junio de 2011

La primera temporada con las Gilmore


Gilmore Girls es una de esas series que, en cuanto ves el primer capítulo, te preguntas mil veces al día: "¿y qué he hecho yo con mi vida anteriormente para no estar viendo esta maravilla de serie?". Creo que ya casi todos los que me leéis por twitter sabéis que estoy enamorada completamente de las Gilmore y de Stars Hollow. Si pudiera ya estaría viviendo allí, así que no sabéis cuánto me alegro de que me diérais el empujón de empezar a verla en aquella encuesta que hice en el blog hace unos meses.

Me encanta casi todo de las Gilmore: me encanta Lorelai, por supuesto, es alguien a quien todo el mundo desearía tener en su vida porque es imposible aburrirse con ella, me encanta Rory aunque a veces me parezca un poco insufrible, pero es que casi todas las veces me recuerda a mí y claro... eso me puede. Me encantan Sookie y Jackson, sobre todo Sookie, tan tierna siempre y tan dispuesta a dar un gran consejo o a preparar cualquier cosa que se pueda comer, me encanta Luke (es taaaaaaaaaaaaaaaaan mono), me encanta Taylor y sus reuniones de cosas raras, y también los piques que se trae con Luke por todo, y Michel, siempre con ese acento francés y esas ironías. Lane y su madre también me encantan, aunque a veces su madre da auténtico miedito, y los padres de Lorelai... ay, qué decir de ambos. Son necesarios en la serie, casi todas las escenas entre Lorelai y su madre son geniales.

Y a partir de aquí, algunos spoilers de la primera temporada.

Pero no me gustan nada ni Rachel ni Dean. Tampoco me gusta Max. Y me explico: no me gusta Rachel porque le hizo daño a Luke (y Luke es sagrado), ni me gusta Max porque quiero que Lorelai esté con Luke ahora que sé que él está enamorado de ella y que casi seguro que a ella le guste él. No me gusta que Max le haya pedido matrimonio a Lorelai, ¡¡pero si casi ni se conocen!! Y lo peor es que estoy segura de que le va a decir que sí, como si lo viera, todo por la tontería de las margaritas, ays Lorelai, qué impresionable eres a veces... Tampoco me gusta Dean. Me parece arrogante y presumido y por mí estaría pegándole durante un buen rato. No me gusta nada que haya vuelto con Rory, pero espero que ella en algún momento en temporadas siguientes le dé la patada en el culo. Pero no tardes mucho, Rory, que ese tío me aburre.

Y hasta aquí los spoilers. Me muero de ganas de empezar la segunda temporada, así que no tardaré mucho.