viernes, 27 de agosto de 2010

De tabaco, alcohol y publicidad en los sesenta

Efectivamente. Estoy hablando de Mad Men, seriaza donde las haya. Como ya prometí antes de irme de vacaciones, entrada sin spoilers dedicada a esta gran serie, que además le prometí ayer a Mallegh que hablaría de ella en el blog.

Al lío, pues. Mad Men es una serie lenta. De gestos, de diálogos, de cosas no dichas, de miradas. De intuir más que mostrar. Yo ya iba sobre aviso, aunque no esperaba ver una serie tan enorme. Es un retrato histórico a tener en cuenta del Estados Unidos de los primeros años 60. Una vez que superas el choque histórico es cuando empiezas a disfrutar del personaje principal, Don Draper, publicista, enigmático. Cada personaje está perfectamente pulido y todos encajan en el puzzle que revive una historia a priori no muy lejana pero de la que nos separan bastantes cosas.

Cuando una serie está tan bien hecha y cuida tanto cada detalle, verla se convierte en un placer. Cada capítulo me deja la sensación de querer ahondar más en la vida de Don, al que no sabes si amar u odiar según el momento, y antes de que te puedas dar cuenta Mad Men se convierte en una droga, y te ves enganchada a unos ejecutivos que fuman como cosacos y toman whisky en su oficina como quien ahora bebe un vaso de agua.

Apenas he visto 4 capítulos, pero cuando acabe la primera temporada haré una entrada en condiciones, porque hay mucho de lo que hablar. Mad Men lo merece.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Mi Bonesmanía

Creo que todos los que me han leído por aquí alguna vez empezáis a tener ya claro lo de mi adicción con Bones y lo rápido que me conquistó y pasé de la indiferencia total a caer rendida a los pies del equipo del Jeffersonian.

Tengo que advertir antes que nada que esta entrada contiene spoilers hasta el 3x02, así que quedáis avisados y yo sigo con lo mío.

A pesar de que pensaba que el ser una procedimental me acabaría cansando en algún momento de momento no ha sido así. Eso sí, me parece que el principio de la 3ª temporada y la idea de meter un caso y una trama que abarque más de un capítulo es acertado y es un buen momento para innovar. Espero que el caso de los caníbales dé mucho que hablar esta temporada porque me parece que se puede sacar mucho de ahí.

Por otra parte, una de las cosas que más se le critica a Bones es que la serie se basa en la atracción tan sui generis que tienen Booth y Brennan. Sí, eso es imposible negarlo, pero a mí me encanta verles tontear, con un paso para delante y otros dos para atrás, con las reacciones tan curiosas que tienen cuando todos se piensan que están juntos, con lo que se intuye y lo que nos hacen ir esperando y deseando de ellos. Para mí, una serie de este tipo tiene que tener unos protagonistas que la levanten porque si no no hay nada que hacer (como por ejemplo me pasa con Castle, con unos personajes planos, estereotipados y aburridos que me hacen bostezar cada minuto y medio más o menos).

Y más relaciones personales entre el equipo del Jeffersonian: ese lío sexual entre Cam (que poco a poco se ha ido ganando mi aprecio, aunque ha costado) y Booth, la historia que tuvo Brennan con Sully y que por cierto no me gustó nada, él era tan perfecto que me daba hasta grima. Y no puedo dejar de hablar de dos de mis personajes favoritos: Hodgins y Angela. El principio de su relación, sus dudas, sus pequeños avances y finalmente esa no boda con la que cerraban la season finale de la segunda temporada. Ahora, me gustaría verlos un poquito más celosos de vez en cuando, que a Hodgins parece que el tema de que Angela ya esté casada con un negro del que ni sabe el nombre a veces no le da ni frío ni calor, y Angela ni se inmutó cuando en el 3x02 Hodgins tonteaba con la técnico de explosivos del FBI. Pero bueno, a pesar de todo esto me encanta la pareja que hacen.

Ale, y como mi neurona desgastada por el calor y los madrugones no da mucho más de sí lo dejo aquí. Total, volveré más veces a hablar y rehablar de Bones xD.
Ah, y para acabar voy anunciando próximas entregas de la sección "De serie en serie", no digo fecha exacta (principalmente porque todavía no la sé) pero será pronto.

martes, 24 de agosto de 2010

Meme: Estoy harta

En una época de muchas cosas que hacer (trabajo hasta el 31 de agosto) y cosas pendientes dentro del fansub tengo poco tiempo y pocas ganas de bloggear. También influye este calor que me desespera, y entre unas cosas y otras ando un poquito desganada. El caso es que hoy Yorch ha lanzado en su blog un meme muy interesante: "Estoy harto". Como me viene al pelo y me parece muy original voy a seguir estas quejas del mundo seriéfilo. Las tres primeras son de Yorch y coincido plenamente con ellas.

- Estoy harta de que la gente que no ve apenas series suela coincidir en señalar a The Big Bang Theory como su favorita.

- Estoy harta de que las series españolas se alarguen y alarguen cuando tienen éxito (así normal que apenas siga ninguna).

- Estoy harta de esperar la nueva temporada de Sons of Anarchy.

- Estoy harta de las tramas aburridas, insulsas y tópicas de Glee, por mucho que me gusten sus números musicales.

- Estoy harta de que mezclen cada vez más ecchi en series anime con historias interesantes. O todo shonen, o todo ecchi, o todo hentai, pero no una mezcla, joder.

- Estoy harta de que cuando recomiendo Sons of Anarchy la mayoría de la gente se eche para atrás cuando sabe que es una serie de moteros.

- Estoy harta de que me digan que soy muy mayor para ver anime.

- Estoy harta de tener tan poco tiempo y tantas series pendientes.

Uf, qué bien me he quedado después de esto xD.

domingo, 15 de agosto de 2010

Lo que estoy viendo actualmente

Lo primero de todo: he vuelto. Bueno, en realidad volví ayer, pero he necesitado unas 15 horas de sueño para volver a ser persona. Unas vacaciones fantásticas excepto por algún que otro detalle... como que mi disco duro y la tele del apartamento no hicieron buenas migas. Consecuencia: no he podido ver absolutamente nada de lo que llevaba. Menudo mono de series traigo, oiga, he tenido que meterme en vena tres capítulos de Bones y uno de Mad Men para empezar a superarlo.

El caso (y a lo que va esta entrada) es que me he dado cuenta del pequeño caos que tengo entre las series que estoy viendo y esa eterna lista de mis series por ver (que crece y crece y crece a velocidad de vértigo). Tengo demasiadas series empezadas y si empiezo más todavía no voy a conseguir acabar ninguna. Así que nada de series nuevas hasta limpiar un poquito la lista de series que estoy viendo. Hoy por hoy, la cosa está como sigue:

Bones: ya ha quedado clara mi pasión con esta serie y los maratones forenses que me pego, así que no extenderé mucho más mis alabanzas sobre Brennan y Booth, y su equipo, claro. Voy cerquita del final de la segunda temporada, y cada vez más enganchada.
Angel Beats!: ya van dos veces las que he empezado esta serie y las dos veces me he quedado atascada en el tercer capítulo, que quizá tenga el principio más flojo que los anteriores y por eso no acabe de convencerme, no sé. El caso es que tengo que superar este capítulo de una vez porque tengo la sensación de que este escuadrón tan peculiar va a darme más de una sorpresa y de una carcajada, como ya ha pasado con sus dos capítulos anteriores.
Glee: y hablando de series que me cuestan... Glee llega a aburrirme soberanamente con sus tramas de amoríos de instituto americano y sus personajes tópicos, pero se lo acabo perdonando todo por esos números musicales que son mi debilidad. De momento tengo paciencia, aunque sólo sea por llegar a ver ese enfrentamiento final, así que retomaré mi pequeño placer culpable.
Anatomía de Grey: ya expliqué en entradas anteriores mi retorno al Seattle Grace y mi relación amor-odio con este dramón que me hace sacar los kleenex capítulo sí y capítulo también. Como apenas me acordaba de por dónde lo había dejado cuando la abandoné he vuelto a empezar a revisionarla, disfrutándola desde el principio y viendo cada vez mucho más claros sus defectos y sus cosas buenas. Despacito, es una de las series que menos prisa me corre tachar de la lista y eso hace que se vaya a quedar aquí mucho, mucho tiempo con este ritmo de visionado tan peculiar que llevo con ella.
Bleach: no tengo ni idea de por qué capítulo va esta serie hoy por hoy (aunque casi mejor prefiero no saberlo porque sólo de pensar todo lo que me va a costar ponerme al día me da algo), yo la empecé y la dejé a los 7 capítulos cuando decidí cortarme el grifo de las series para preparar los finales del curso pasado. El caso es que me gustó lo que ví, me pareció entretenido aunque creo que me saltaré el relleno antes de acabar aborreciendo la historia. Si algo me saca de mis casillas en estos animes tan largos son los rellenos largos, aburridos y que no aportan absolutamente nada de nada... En fin, ya que me pongo con esos animes kilométricos empezados y nunca acabados tengo que cederle el siguiente puesto a...
Naruto Shippuden: creo que el maratón intenso y agotador que me dí de los primeros 220 capítulos de Naruto excedió mis posibilidades, y ahora me pasa como con Bleach: me da tanta pereza pensar en los capítulos que me quedan... Aun así, Naruto es el anime al que más cariño le tengo porque fue el primero que ví y el primero que me enganchó, y durante unos meses (hasta llegar al punto donde empezaba el Shippuden) lo único que veía era a ese niño rubio vestido de naranja. Es una de las pocas series a las que le perdono casi todo por esas razones sentimentales, y sí, tiene preferencia antes que Bleach, así que sigo sacando fuerzas para ponerme con ella otra vez.
Durarara!!: el caso es que dejé esta serie allá como por el episodio 8, me gustaba, me parecía entretenida, pero por esta manía mía de querer ver más series de las que es humanamente posible abarcar la fui dejando de lado. Creo que esta adaptación de la historia del motorista fantasma se merece otra oportunidad en condiciones, porque es un anime muy diferente a los que estamos acostumbrados a ver.
Mujeres Desesperadas: las mujeres de Wisteria Lane tienen el honor de ser la primera serie que me enganchó hasta tal punto de empezar a verla por internet. Hará dos o tres años que la empecé (al igual que con Anatomía de Grey, tampoco recuerdo por dónde la dejé exactamente así que la volveré a revisionar desde el principio y asunto arreglado) y aunque con algunos bajoncillos en la serie me mantenía enganchadísima. Tengo debilidad por esta serie tan llena de secretos, mentiras y tarta de manzana. Ah, y por Susan y su hija. La verdad es que tengo ganas de retomarla, es otra de las series que me pesa haber dejado en su momento.
Fairy Tail: hasta estos últimos exámenes llevaba al día este anime que me enganchó desde que la empecé. Ni uno sólo de sus capítulos me ha defraudado. A falta de 11 capítulos (más o menos) para ponerme al día de nuevo es una de las que más rápido va a caer. Como curiosidad, esta serie tiene la culpa de que mi gato se llame Happy (sí, sí, por ese gato azul y cabezón con alas y que se pasa la vida diciendo "ayee!" ^^).
Fullmetal Alchemist Brotherhood: creo que de esta llegué a ver 3 capítulos si no recuerdo mal. El caso es que tuve unos pequeños problemillas técnicos y después decidí esperarme a que acabara la serie para poder verla entera del tirón. Me han contado cosas bastante buenas de este anime (los primeros capítulos de la versión antigua no llegaron a engancharme para nada, estos de la nueva de momento me han gustado bastante), así que tengo que encontrarle un hueco, que es de las series que más ha sufrido mis listas masificadas.
Misfits: ví el primer capítulo de los 6 que tiene la primera temporada de esta serie británica, de la que leí en algún sitio que iban a sacar una segunda temporada (creo). De momento es la serie con la que he soltado más WTF hasta el momento, pero pese a lo jodidamente rara que es, engancha.
Katanagatari: un anime a base de ovas que salen mensualmente, 12 en concreto. Una historia de guerreros del Japón antiguo, unas katanas que recuperar y tal. La historia, aunque en principio no es muy original, está muy bien contada y el dibujo es muy peculiar, lo que la hace diferente. Ví la primera ova y después las demás fueron cayendo en el olvido por culpa de otras series, como el resto de las que están aquí, y claro, eso hay que cambiarlo. Katanagatari se lo merece.
The Sopranos: es la última serie que he empezado a ver, solamente he visto el piloto, y me ha dejado con ese gran sabor de boca que sólo las grandes series saben hacer. Preveo muy buenos ratos con esta serie, que cuenta con un reparto extraordinario y espero que le saque partido.
Mad Men: otra serie que sigo despacito, para disfrutarla mejor. Apenas llevo dos capítulos y cada uno de ellos me ha dejado una sensación extraña. Es una lección de historia, un viaje en el tiempo a esos Estados Unidos de los 60 que me está fascinando por completo. Pocas series he disfrutado tanto desde el principio como lo estoy haciendo con Mad Men, y con la certeza de que esto sólo es el principio de esta agencia de publicidad llena de whisky y tabaco.
Rurouni Kenshin: en realidad no puedo decir que haya visto más que unos minutos del primer capítulo, pero lo que he visto me ha gustado, y eso y las buenas críticas (sobre todo de Jotha y de David Martín, cuando habló de ella en "De serie en serie") son suficiente para poder decir que me la quedo. Desde luego tiene potencial para ser una buena historia.

Y esto es lo que pasa actualmente por "En mi pantalla", y lo que va a seguir acomodado en esta pantalla hasta que vaya tachando series de la lista. Iremos informando.

domingo, 8 de agosto de 2010

Merecidas vacaciones

Llega agosto y para muchos eso es sinónimo de vacaciones. Para mí también. Voy a estar en Comillas (Cantabria) hasta el sábado, así que hasta el domingo no volveré por estos mundos del 2.0 (blog, twitter y demás). Pero mi disco duro se viene conmigo, así que a la vuelta tendré series que comentar. Se vienen conmigo las dos primeras temporadas de Anatomía de Grey, la primera temporada de Mad Men (recién empezada, con sólo un capítulo pero joder, hay que ver qué pintaza tiene), la segunda y la tercera temporada de Bones (voy por la última parte de la segunda ya), los 3 primeros capítulos la miniserie The Pillars of the Earth (que espero ver con mi madre, gran fan del libro como yo) y los primeros capítulos de Los Soprano. En cuanto a anime, mis opciones son más reducidas (ya que la mayoría de las teles sólo leen el formato .avi y yo tengo casi todo el anime en .mp4), pero me llevo Death Note, Soul Eater y Angel Beats!

Parece que voy a estar aislada meses con tantas series... pero nop, sólo me voy una semanita, es que me gusta tener variedad xD.
Nos leemos a la vuelta, y portaos mal que es más divertido.

martes, 3 de agosto de 2010

Un clásico: Conan, el bárbaro


Sí, he visto Conan, el bárbaro. Y no, no estoy de coña. No es una de las pelis que tenía previsto ver, pero tengo que admitir que me lo pasé bien. Y hasta me gustó. Sin duda tuvo mucho que ver la compañía (inmejorable), porque fue precisamente gracias a Jotha eso de ver la película y, sobre todo, eso de reírme tantísimo.


Pero quitando las risas acerca de las costumbres higiénicas de los bárbaros como Conan, de las pinturas de camuflaje la verdad es que me sorprendió mucho la película, y me gustó. Me gustó la historia, es de esas que me llegan (venganza, valor, con historia de amor de esas ñoñas y todo). Los efectos especiales son muy... muy ochenteros, pero a ver, hablando de una película del 82 pues como que poco más nos podíamos esperar.

Me siguen dando cosa los músculos del señor Schwarzenegger, aunque estuviera más jovencito que ahora, y sigo teniendo que copiar y pegar su apellido porque soy incapaz de retener todas esas consonantes tan alemanas y juntas. Y eso, resumiendo, creo que merece la pena darle una oportunidad siendo conscientes de que no aspira a ser más que lo que es, una película de acción ochentera en la que el prota musculoso se luce repartiendo leña. Pero tiene sus carcajadas aseguradas.

Reencuentro rojo

Ayer me reencontré con Patrick Jane & company. El motivo: que tenía todavía pendientes de ver los 6 últimos capítulos de la segunda temporada, y dado que yo los veo doblados y tampoco me importa esperar a pegarme un maratón, pues esperé. Y entre espera y espera ya sabéis lo que pasó (la mil veces mencionada muerte de mi disco duro externo).

El caso es que ayer volví de nuevo a la Brigada Criminal con dos capítulos, ya no me queda nada para darle fin a la segunda temporada y esperara a la tercera. El Mentalista siempre ha sido una de mis series favoritas (de hecho es la primera de la que hablé en este blog), pero estos dos capítulos la he encontrado un poquito más floja. Sin embargo, Patrick sigue siendo el que era: irreverente, embaucador, un liante puro y duro con una sonrisa y carita de niño bueno. Me sigue gustando El Mentalista, aunque hecho de menos a John el Rojo. Esa faceta de Patrick cada vez que él vuelve a aparecer en su vida es de lo mejorcito de la serie, y quizá sea lo que le esté faltando a esta temporada con respecto a la primera. Veremos a ver qué me depara esta season finale, y cómo se presenta la tercera. Pero de momento, sigue conmigo. Of course.